Mercados

SaxoBank: balance de materias primas

Los primeros meses del año fueron altamente volátiles, el banco especializado nos aporta un balance de los movimientos más importantes en el mercado de commodities, así como las causas.
Antonio Sandoval
08 abril 2014 13:59 Última actualización 08 abril 2014 13:59
[Los movimientos alcistas del dólar frente al euro generalmente impactan de forma negativa en los commodities que son tazados en la divisa verde./Bloomberg]

[Los movimientos alcistas del dólar frente al euro generalmente impactan de forma negativa en los commodities que son tazados en la divisa verde./Bloomberg]

Las materias primas comenzaron 2014 con una fortaleza sorprendente después de tres años consecutivos en los que el rendimiento se ubicó por debajo del de la renta variable. Sin embargo, no todos los sectores registraron resultados tan positivos. Mientras la energía y los metales industriales se vieron postergados por los continuos temores asociados a la demanda en China, los traders compraron compulsivamente metales preciosos y, más concretamente, en el sector agrícola.

El oro es protagonista de una de las grandes sorpresas en lo que va de año, al encontrar soporte en la importante demanda física procedente de Asia y, en segundo lugar, en los factores geopolíticos derivados de la crisis en Ucrania. Sin embargo, el sector agrícola se ubica a la cabeza ya que, una vez más, las complejas condiciones meteorológicas experimentadas en Norteamérica y Sudamérica acrecentaron la preocupación en torno a la oferta de materias primas, una situación que afecta al azúcar, café, maíz y trigo.

El mayor apetito por riesgo supone amenazas en el corto plazo
No se sabe si para el segundo trimestre la rentabilidad alcanzará los mismos niveles del anterior, ya que se espera que las materias primas dependientes de la demanda y el crecimiento, como los metales industriales y la energía, se queden atrás. Es probable que los metales preciosos traten de sacar el máximo partido a las ganancias del primer trimestre, a medida que algunos factores clave empiecen a desvanecerse. Los fondos de cobertura cuentan con la mayor posición larga neta combinada de las 24 materias primas operadas en Estados Unidos debido, mayormente, al importante incremento de las pujas al alza en los sectores energético y agrícola. De las 24 materias primas, sólo el cobre presenta un pronóstico negativo. No obstante, cualquier perspectiva que suponga cierta incertidumbre podría tener un enorme impacto negativo en algunas de estas materias primas. Entre las materias primas con mayor riesgo se encuentran el gas natural, el crudo West Texas Intermediate (WTI), el maíz, el café, el ganado y el oro.

Energía: la desaceleración de la demanda se compensa por el riesgo geopolítico
Es poco probable que durante el segundo trimestre se observe nuevamente el empujón experimentado por el sector energético, el que se extendió hasta comienzos de marzo. Con las frías temperaturas de enero en Estados Unidos que aumentaron la demanda de productos, lo que contribuyó a mantener la industria de la refinería en niveles extremadamente elevados. A su vez, la infraestructura de gasoducto renovada que une el Medio Oeste de Estados Unidos con el Golfo de México ha reducido el cuello de botella en Cushing, Oklahoma, lo que ha recortado el descuento entre el crudo WTI y el Brent, los dos referenciales globales. A medida que el descuento comenzó a disminuir, el interés de los inversores especulativos por el WTI se ha incrementado a máximos récord. De no presentarse ningún nuevo escenario de tensión geopolítica, es posible que a partir de ahora este enorme interés signifique un riesgo a la baja, dado que comienza la estación de menor demanda.

Metales preciosos: Por el momento, tan buenos como parecen
El oro comenzó el año desafiando gran parte de las previsiones al protagonizar un importante repunte. En un primer momento, el metal dorado contó con el respaldo de la fuerte demanda física procedente de China, a la que siguió el debilitamiento estadounidense debido al invierno y, por último, la demanda como activo refugio a medida que la crisis en Ucrania escalaba. A comienzos de 2014, la postura era moderadamente optimista al defender la teoría de que muchos que optaron por salir del oro ya lo habían hecho a finales de 2013, mientras se seguían previendo nuevas oportunidades con el anuncio del tapering en EE.UU. Sin embargo, en la práctica, el objetivo cambió y el oro repuntó.

Agricultura: Riesgo tras el sentimiento alcista
Siempre es complejo pronosticar la evolución del sector agrícola, ya que depende en gran medida de la climatología del planeta. Una vez comenzado el segundo trimestre, el objetivo pasará de nuevo de Sudamérica a Estados Unidos, ya que los agricultores se están preparando para regresar al campo. La batalla anual por las superficies de cultivo se seguirá de cerca ya que ayuda a marcar la dirección de las nuevas cosechas. Por otra parte, modelos climáticos muestran una mayor probabilidad de que se registre el fenómeno conocido como "El Niño" este 2014, lo que supone un riesgo que podría enturbiar los mercados agrícolas, ya que los agricultores tendrán que lidiar, si no es con la sequía, será con la lluvia excesiva.