Mercados

S&P reduce calificación crediticia de Hong Kong

Un día después de que redujera la calificación a China, Standard & Poor's también disminuyó la de Hong Kong, que pasó de 'AAA' a 'AA+'.
Enda Curran|Bloomberg
22 septiembre 2017 8:55 Última actualización 22 septiembre 2017 10:33
Hong Kong (reuters)

Hong Kong (reuters)

Standard & Poor's recortó la calificación crediticia de Hong Kong, un día después de haber tomado una medida similar con China por primera vez desde 1999. La firma explicó que la medida refleja “los fuertes vínculos institucionales y políticos” entre la región administrativa y el continente.

En un comunicado emitido este viernes, S&P informó que recortó la nota de largo plazo del centro financiero desde 'AAA' a 'AA+'. El jueves, la agencia redujo la calificación soberana de China de 'A+' a 'AA-', argumentando los riesgos de su creciente endeudamiento, y revisó su panorama de estable a negativo.

“Estamos reduciendo la calificación de Hong Kong para reflejar los potenciales riesgos para la SAR si el desapalancamiento en China resulta más problemático de lo esperado”, dijo S&P en su comunicado, en referencia a la región administrativa especial (SAR) de Hong Kong.

Es la segunda vez en que la calificación de Hong Kong sufre una rebaja este año a consecuencia de un recorte de rating de China. En mayo, Moody’s redujo la calificación del centro financiero y cambió su panorama de estable a negativo, después de haber recortado la calificación de China por primera vez desde 1989.

“Recortar la calificación de Hong Kong después de China es un paso natural”, afirma Mark McFarland, economista en jefe para Asia de Union Bancaire Privée.

“Ya se esperaba que S&P siguiera los pasos de otras agencias y que Hong Kong sufriera también la rebaja de un escalón”.

Mientras S&P destacó que los índices crediticios de Hong Kong continúan “muy fuertes”, basados en la fortaleza de su Gobierno central en Pekín, también indicó que enfrenta varios desafíos, desde un aumento en el precio de las propiedades inmobiliarias hasta los planes de la Reserva Federal para subir las tasas de interés.

Debido a que la moneda de la excolonia británica está vinculada al dólar se ve afectada de forma directa por la política monetaria estadounidense.

Los analistas continúan preocupados por la creciente deuda de China. El endeudamiento total aumentó hasta el 260 por ciento del tamaño de la economía a finales de 2016, desde un 162 por ciento en 2008, según estimaciones de Bloomberg Intelligence.

El recorte de la calificación de S&P a China representa un debilitamiento en la confianza de que Beijing es capaz de lograr un balance entre mantener el crecimiento económico y sanear su sistema financiero.

La medida también puede resultar incómoda para los oficiales del Partido Comunista, que están a solo dos semanas de decidir un cambio de sus líderes, en el Congreso que tiene lugar cada cinco años.