Mercados

Reelección de Rousseff hunde a mercados; Bovespa cae 4.7% y real se deprecia 2.71%

Analistas estiman que el mercado podría verse impulsado si la mandataria entrega señales de que ajustará sus medidas para impulsar a la economía de Brasil, como sugirió en el discurso que pronunció tras ser declarada ganadora en la elección del domingo.
Redacción
27 octubre 2014 9:22 Última actualización 27 octubre 2014 9:37
bolsa de sao paulo

bolsa de sao paulo

La bolsa accionaria de Brasil y el real se hundían este lunes después que la presidenta Dilma Rousseff fuera reelecta el domingo, ante la decepción de los inversionistas que ven lejos un cambio en las políticas económicas del país.

Tras la campaña más reñida y divisiva desde el retorno de Brasil a la democracia, Rousseff obtuvo un 51.6 por ciento de los votos en las elecciones frente a Aécio Neves, el candidato favorito de los mercados, que registró el 48.4 por ciento de los votos.

Así, el índice Bovespa, principal referente de la bolsa, retrocede un 4.73 por ciento, para cotizarse en las 49 mil 483.02 unidades, encaminándose a registrar su peor desempeño intradía desde agosto del 2008.


Con la elección ya cerrada, la apertura del lunes mostró una fuerte caída en el índice referencial Bovespa, que llegó a desplomarse hasta un 6 por ciento en los primeros minutos de la sesión.

Encabezaban las pérdida las acciones de Petrobras que se desplomaban un 12.82 por ciento, mientras que sus ADR llegaron a caer más de un 15 por ciento. Más temprano, los papeles de la petrolera que cotizan en Fráncfort se hundieron más de un 15 por ciento.

La baja afectó también a los costos de asegurar la deuda brasileña en el mercado de Credit Default Swap (CDS). Datos de Markit mostraron que los CDS para las notas a cinco años subieron 10 puntos básicos desde su nivel de cierre del viernes a 172 puntos básicos.

En el mercado cambiario, el real se depreciaba un 2.71 por ciento a 2.5254 unidades por dólar. Más temprano, la divisa llegó a debilitarse hasta un 4 por ciento.

La moneda local ha retrocedido frente al dólar, pese al apoyo de un programa de swaps cambiarios del banco central brasileño.