Mercados

Recuperación de EU
es decepcionante: Fischer

El vicepresidente de la Reserva Federal, Stanley Fischer, señaló que tanto la recuperación económica de Estados Unidos como a nivel global ha decepcionado y podría ser muestra de una reducción permanente del potencial económico.
Reuters
11 agosto 2014 8:48 Última actualización 11 agosto 2014 8:50
[Fischer estuvo al frente del Banco central de Israel por ocho años. / Bloomberg] 

[Fischer estuvo al frente del Banco central de Israel por ocho años. / Bloomberg]

WASHINGTON.- La recuperación tanto de Estados Unidos como a nivel global ha sido "decepcionante" hasta ahora y podría apuntar a una reducción permanente del potencial económico, dijo el lunes el vicepresidente de la Reserva Federal estadounidense Stanley Fischer.

En una revisión de los años que pasaron desde la crisis financiera y la recesión de 2007-2009, Fischer dijo que la desaceleración de la productividad estadounidense, la caída de la participación en la fuerza laboral y otros factores podrían haber dañado la capacidad del país para generar crecimiento económico.

Lo mismo podría estar ocurriendo por distintos motivos en Europa, en economías emergentes mayores como China, y otras partes del planeta, sostuvo, forzando a los banqueros centrales a reconsiderar su comprensión de la inflación, el empleo y el crecimiento en general.


"La recuperación global ha sido decepcionante", dijo Fischer en comentarios preparados para un discurso en una conferencia económica en Suecia.

El crecimiento anual de largo plazo en Estados Unidos ahora podría ser tan bajo como 2 por ciento, un punto porcentual menos que la estimación que habían hecho los responsables de la Fed en 2009, dijo.

Parte de eso podría representar factores temporarios que cambiarán si, por ejemplo, mejora el mercado inmobiliario estadounidense.

"Pero también es posible que el desempeño inferior refleje un cambio más estructural y de largo plazo en la economía global", dijo Fischer.

Fischer, el influyente número dos al frente del banco central estadounidense, subrayó los desafíos que enfrentan los funcionarios monetarios mientras tratan de sortear la finalización de los métodos no convencionales usados para apuntalar la economía en años recientes.

Sigue siendo incierto, sostuvo, si el menor crecimiento de la productividad y la reducción de la participación de la fuerza laboral ahora son aspectos permanentes de la economía estadounidense, lo cual complica las estimaciones del crecimiento, la inflación y la holgura de los mercados de trabajo y productos.

La suma de más de 4 billones de dólares en activos que ahora están en la hoja de balance de la Fed, sostuvo, también hará más difícil el manejo de las tasas de interés de corto plazo.

Desde la crisis, aumentó la preocupación de los banqueros centrales por el papel que deberían jugar para asegurar la estabilidad financiera, una cuestión en la que Fischer ha sido un fuerte defensor de una participación agresiva del banco central.

Dijo que las herramientas macroprudenciales y regulatorias deberían ser la primera línea de defensa de un país para la estabilidad financiera independientemente de que esas herramientas sean usadas por el banco central u otras agencias.

Los instrumentos más contundentes, como las alzas de tasas de interés para frenar una expansión demasiado rápida, deberían ser un último recurso, sostuvo.