Mercados

Primer récord histórico del año en la bolsa de valores mexicana

Por fin la bolsa mexicana consiguió marcar un nuevo máximo, el primero del año, signo del optimismo prevaleciente entre los inversionistas. En cambio, las bolsas de Nueva York concluyeron con pérdidas.
Felipe Sánchez
03 septiembre 2014 16:24 Última actualización 03 septiembre 2014 16:24
[La Bolsa Mexicana opera en línea con los mercados de Estados Unidos. / Cuartoscuro / Archivo] 

[La Bolsa Mexicana opera en línea con los mercados de Estados Unidos. / Cuartoscuro / Archivo]

Después de una dura sequía de 19 meses en la bolsa de valores de México, este miércoles el índice de la Bolsa por fin consiguió superar el récord anterior, que se encontraba en 45 mil 913 unidades, como referencia diremos que en 2013 se consiguieron 13 máximos, todos durante el primer mes de ese año.

En términos de la tendencia de la Bolsa, diremos que cada vez que se rebasa un máximo precedente, ya sea relativo o absoluto, se confirma la tendencia vigente del mercado, esto es, se trata de una señal que valida el ciclo alcista actual.

Por supuesto, los motivos de impulso no son otros que los mismos de las semanas e incluso meses recientes: las favorables expectativas para la economía nacional, provocadas por la aprobación de las reformas estructurales, pero también por la ola reciente de nuevos proyectos de inversión, ya sea del sector privado nacional e internacional, y también en el ámbito de la construcción de infraestructura, el caso más reciente el del Aeropuerto, anunciado ayer durante el informe de gobierno, y presentado hoy en términos de proyecto.

Además, el entorno internacional fue también benéfico, si bien en Nueva York se reportaron disminuciones. El índice S&P 500 no pudo establecer un nuevo máximo, pero ello se debió en parte a una toma de utilidades tras los máximos recientes, y también por un ánimo precavido a la espera de noticias relevantes, como el anuncio –mañana-, de la política monetaria del BCE, en donde podrían confirmarse las expectativas sobre la implementación de un nuevo programa de estímulos monetarios, similar al QE de la Fed. La otra variable sería la estadística del empleo que se divulgará el viernes en Estados Unidos, datos que ratificarán o no el momento de recuperación de la economía estadounidense.

En la NYSE, el índice Dow Jones reportó al cierre un incremento marginal de 0.06 por ciento a 17 mil 078.28 unidades, pero en contraste el promedio S&P 500 concluyó con un declive de 0.08 por ciento en 2 000.72 puntos. Peor le fue al mercado Nasdaq, que retrocedió 0.56 por ciento a 4 mil 572.57 unidades, tras un desplome de 4.22 por ciento en las acciones de Apple, caída que influyó en otros papeles del sector. El lanzamiento de un nuevo modelo de teléfono por parte de su competencia, y el escándalo del robo de material fotográfico privado de su sistema de almacenamiento, fueron los factores que le pegaron a sus títulos.

El contexto internacional fue favorable, en Europa las bolsas tuvieron una jornada de ganancias importantes y generalizadas, previo al anuncio del BCE, y tras la noticia de la concreción en principio de un acuerdo para decretar un cese al fuego en Ucrania.