Mercados

Prevén que BCE confirme su mensaje antideflación

El BCE, que recortó las tasas de interés a mínimos récord en junio, como parte de un paquete de medidas destinadas a impulsar la economía de la zona euro
Efrain H. Mariano
05 agosto 2014 21:42 Última actualización 06 agosto 2014 9:40
 [El organismo considera que el BCE debe tomar medias para despejar el peligro de la deflación./Bloomberg/Archivo]

[El organismo considera que el BCE debe tomar medias para despejar el peligro de la deflación./Bloomberg/Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- La reciente apreciación del dólar frente al euro no significaría un cambio de planes en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), enfocada desde hace meses en esquivar una potencial amenaza de deflación en la zona euro.

Sin embargo, no se descarta que el presidente del BCE, Mario Draghi, utilice este jueves un endurecimiento en su mensaje antideflacionista.

Ayer martes el dólar se apreció hasta 1.3358 unidades por euro, su mejor cotización desde el 11 de noviembre pasado.

Si bien es cierto que Draghi ha reiterado en repetidas ocasiones que el tipo de cambio no se encuentra entre las prioridades de la política monetaria del BCE, también ha dejado entrever que la reciente depreciación del euro no le incomoda por ahora.

El BCE, que recortó las tasas de interés a mínimos récord en junio, como parte de un paquete de medidas destinadas a impulsar la economía de la zona euro y esquivar el riesgo de una potencial deflación, se reúne este jueves nuevamente con la primicia de lidiar con los bajos niveles de inflación y la vacilante recuperación económica del bloque europeo.

Según datos publicados la semana pasada, la tasa de inflación anual de la zona del euro se desaceleró en julio hasta 0.4 por ciento, aún dentro de la zona de peligro –debajo del 1.0 por ciento– establecida por el BCE.

Para algunos expertos, Draghi podría sugerir la aplicación de nuevas medidas poco convencionales, como la aplicación de alivios cuantitativos al estilo Fed, o nuevos recortes en las tasas de los depósitos bancarios, que actualmente ya se encuentran en terreno negativo.

Algunos analistas han anticipado que eventuales estímulos monetarios del BCE podrían depreciar al euro por debajo, incluso, de 1.30 dólares.