Mercados

Euforia financiera en Brasil por caso Lula da Silva; Bovespa gana 4.2%

El índice Bovespa y el real brasileño cerraron su mejor semana en más de siete años en una reacción positiva de los inversores a la implicación de Lula en una investigación por corrupción y las implicaciones que tendrá para el debilitado gobierno de Dilma Rousseff.
Redacción
04 marzo 2016 8:45 Última actualización 04 marzo 2016 14:51
bolsa de sao paulo

bolsa de sao paulo

La bolsa de Brasil logró su mejor semana de ganancias desde 2008, en una reacción positiva de los inversores a una investigación de corrupción que en su fase más reciente implicó al ex presidente Luis Inácio Lula da Silva, y las implicaciones que tendrá para el debilitado gobierno de Dilma Rousseff.

El índice Bovespa, principal referente de la bolsa, cerró en alza de 4.22 por ciento, a 49 mil 185.95 unidades, ligando cinco sesiones consecutivas de ganancias.

En operaciones intradía el índice bursátil superó los 50 mil puntos, una cota que no superaba desde agosto del 2015. En la semana, el Bovespa acumuló una ganancia de 18.25 por ciento.

Ya desde ayer el Bovespa mostró un alza significativa por las mismas razones y cerró con un alza del 5.12 por ciento, el mayor nivel desde fines de noviembre del año pasado.

En el mercado cambiario, el real brasileño terminó en alza, registrando su mejor semana en más de siete años. El real avanzó 1.09 por ciento a 3.7607 unidades por dólar a la venta, en una sesión en la que se valorizó hasta las 3.6550 unidades.

En la semana, el real sumó un alza de 5.93 por ciento, su mayor avance en el periodo desde octubre de 2008.

En el balance accionario, destacaron los papeles del Banco do Brasil que se dispararon 9.5 por ciento contagiados por el optimismo tras los operativos contra la corrupción, en una tendencia a la que se sumaban otros bancos como Itaú Unibanco y Bradesco , con alzas de 8.5 y un 5.59 por ciento y 10.4 por ciento, respectivamente.

Brasil se encuentra sumergido en una profunda recesión, que según datos oficiales del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) revelados ayer llevó a que el PIB del gigante sudamericano se desplomara 3.8 por ciento el año pasado. Para este año, las perspectivas son igualmente malas, con pronósticos de una contracción de la economía ya de entre el 2.9 y el 3.5 por ciento.

Todo esto en un contexto de por sí muy negativo para los brasileños, en el que tanto la tasa de inflación como el índice de desempleo están en 10 por ciento.

Empresarios y analistas financieros nacionales e internacionales responsabilizan a Rousseff y sus políticas por el deterioro de la séptima economía mundial.