Mercados

Semana de 'terror' para los precios del petróleo

En una semana de grandes altibajos, el barril de crudo en Nueva York registró la primera caída semanal desde mediados de septiembre, en medio de negociaciones en Viena con vistas a estudiar un posible recorte de la oferta internacional de crudo.
Redacción
28 octubre 2016 8:55 Última actualización 28 octubre 2016 15:4
petróleo

(Bloomberg)

Los precios del petróleo cerraron a la baja, al término de una semana en la que los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) empezaron en Viena a estudiar hoy los detalles de un posible recorte de su oferta conjunta de crudo.

La primera sesión del "Comité de Alto Nivel del Acuerdo de Argel" se celebró en el secretariado de la OPEP con representantes de los catorce Estados miembros de la organización y no se esperan decisiones dado su carácter técnico de la conferencia ministerial.

Los futuros del crudo referencial Brent cayeron 1.50 por ciento, a 49.71 dólares por barril. El contrato cerró la semana con un descenso del 4.0 por ciento, su mayor pérdida desde mediados de septiembre.

En tanto, los contratos del West Texas Intermediate de Estados Unidos (WTI) perdieron 2.05  por ciento, hasta terminar en 48.70 dólares,con un balance semanal negativo de 4.22 por ciento, en lo que se considera su peor caída en seis semanas.


 Expertos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y representantes de naciones ajenas al cártel como Rusia comenzaron el viernes una reunión de dos días sobre el acuerdo para reducir la producción, que esperan presentar a fines del mes próximo.

Aún existen desacuerdos respecto a cuáles estados miembros deberían quedar exentos del plan, que busca reducir el bombeo a un rango de entre 32.50 millones y 33 millones de barriles por día (bpd), poniendo de relieve lo difícil que será que los participantes lleguen a un acuerdo.

Analistas de Commerzbank dijeron que el éxito de un acuerdo dependerá de si productores del Golfo Pérsico como Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Qatar están dispuestos a reducir su bombeo por su propia cuenta si no se alcanza un pacto.