Mercados

¿Por qué se desplomó Santander si ampliaron su capital?

El aumento de capital es una buena noticia para un banco y un sector asolado por la crisis desde hace varios años, por eso los inversionistas se preguntan la causa del histórico desplome de 14 por ciento en las acciones del banco.
Antonio Sandoval
09 enero 2015 13:12 Última actualización 09 enero 2015 13:42
Santander  (Bloomberg/Archivo)

Santander (Bloomberg/Archivo)

Los títulos de Banco Santander cayeron 14 por ciento en la bolsa de valores de Madrid, lo que a su vez provocó un desplome de casi 4 por ciento en la plaza española.

La caída se presenta después de que la entidad bancaria anunciara una ampliación de capital por 7 mil 500 millones de euros, mediante una colocación de acciones entre inversores institucionales.

El desplome de la acción de Banco Santander impactó en el sector bancario de las acciones madrileñas, aunque no de la forma tan dramática como sucedió con Santander: los títulos de BBVA perdieron 2 por ciento, la Caja Popular 1 por ciento y otros bancos se movieron en la misma línea.

Una ampliación de capital para un banco suele ser una buena noticia en primera instancia, hasta que los inversionistas o mercados se enteran de la causa de dicha ampliación. Banco Santander pasa por un proceso de relevo generacional luego de la muerte de su legendario presidente Emilia Botín y su heredera ha tomado las riendas.

La entidad, ahora liderada por Ana Botín, inició el año con movimientos estratégicos que solo los estudiosos comprendieron, dos de ellos fueron los más visibles; el primero es la ampliación de capital para que la entidad pudiera competir en mejores condiciones en un mercado intransigente con los bancos débiles, pues la ampliación de capital le permitirá al banco crecer en un futuro, pero no sin pagar otros costos.

En estos costos se encuentra la clave del desplome de Santander en el mercado este viernes, al tiempo que es la segunda estrategia de Ana Botín: menor pago de dividendos.

Los inversionistas de Santander dejarán de recibir 0.60 euros por acción, lo que significaba una rentabilidad de 8 por ciento, en un mercado de tasas cercanas al cero absoluto; Ana Botín le dijo adiós a uno de los distintivos de su padre hacia los accionistas del banco.

Se calcula que la rentabilidad promedio de los inversores será ahora de 3 por ciento, algo más cercano al mundo real dicen quienes siguen de cerca la estrategia de la heredera del imperio.

Por lo pronto los mercados reaccionaron hasta cierto punto con lógica, como tenían que reaccionar, descontando lo que se espera, por eso los mercados siempre suelen ser antes que nada un factor de descuento: menor dividendo en el futuro. Tal vez, también en un futuro, premien la estrategia si prevén que el banco crecerá.