Mercados

¿Por qué el mercado petrolero ignora el conflicto entre Irán y Arabia Saudita?

Los precios del petróleo no se han elevado a pesar del conflicto entre los miembros de la OPEP gracias, en parte, a la abundancia de la oferta global, señalan expertos.
Bloomberg
05 enero 2016 14:52 Última actualización 05 enero 2016 15:47
 [El primer ministro Ali Zeidan esperaba que el bloqueo terminara, luego de negociaciones con líderes tribales para liberar el comercio de petróleo. / Bloomberg] 

[El primer ministro Ali Zeidan esperaba que el bloqueo terminara, luego de negociaciones con líderes tribales para liberar el comercio de petróleo. / Bloomberg]

En casi cualquier otro momento, la intensificación de un conflicto diplomático entre los miembros de la OPEP, Irán y Arabia Saudita, significaría un aumento de los precios del petróleo.

El hecho de que esta vez el aumento no pueda sostenerse ilustra qué anormales son las cosas en el mercado petrolero.

El crudo Brent ha experimentado pocos cambios esta semana, en tanto la abundancia de oferta global y la mayor desaceleración del crecimiento chino en una generación se imponen al conflicto entre los países a ambos lados de la vía marítima petrolera más activa del mundo.

“Cuando las reservas de petróleo escaseaban, se han observado mayores reacciones a las tensiones geopolíticas”, dijo el lunes en entrevista telefónica Tushar Tarun Bansal, analista de petróleo en Singapur de la consultora del sector FGE. “Ahora el aumento del precio ha sido casi nulo debido a que el mundo está en una situación de excedente”.

Este martes el crudo tipo West Texas Intermediate cayó 2.15 por ciento a 35.97 dólares por barril, mientras el Brent disminuyó 2.15 por ciento a 36.42 dólares.

Los futuros del crudo experimentaron apenas más que una leve fluctuación cuando Arabia Saudita interrumpió las relaciones diplomáticas con Irán, en tanto los inversores optaban por concentrarse en los inventarios récord y la creciente oferta.

Dado que Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos apoyaron a Riad, las divisiones internas que evitaron que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidiera reducir la producción a pesar de la caída de los precios al nivel más bajo en 11 años parecieron más profundas que nunca.

ABUNDANCIA DE PETRÓLEO

Arabia Saudita dio al embajador de Irán 48 horas para abandonar el país luego de que manifestantes incendiaran su embajada en Teherán tras la ejecución del religioso saudita Nimr al-Nimr, que criticaba la forma en que el reino trataba a su minoría chiíta.

Se trató del peor choque entre ambos países desde la década de 1980, lo que se suma a las guerras que ya libraban a través de terceros desde Siria hasta Yemen en un intento de aumentar su influencia en Medio Oriente.

El impacto de las tensiones es limitado debido a que el mercado petrolero sigue teniendo un exceso de oferta, dijeron en una nota analistas de Macquarie Group, entre ellos Vikas Dwivedi.

Los acontecimientos “podrían limitar mucho la posibilidad de paz en los países vecinos, pero no amenazar de forma directa la producción de crudo”, dijo el banco.

El mundo cuenta con abundancia de petróleo luego de que, encabezados por Arabia Saudita, los miembros de la OPEP lanzaran una estrategia de incrementar su participación de mercado mediante la presión a los productores de costos elevados, en lugar de reducir la producción para sostener los precios.

Esa política ha derivado en niveles récord de inventario de petróleo que probablemente seguirán aumentando durante la mayor parte del año, dijo el mes pasado la Agencia Internacional de Energía. Eso proporciona una reserva contra todo conflicto inesperado.