Mercados

Pone la Fed fecha para la conclusión del programa de estímulos monetarios

Los miembros de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos acordaron concluir con su programa de compras de bonos (Quantitative Easing) en su reunión de octubre, siempre y cuando la economía avance dentro de lo previsto.
Efraín H. Mariano
09 julio 2014 22:20 Última actualización 10 julio 2014 5:5
Monex prevé revisiones a la baja del PIB de EU

Debido a que los resultados económicos de la economía estadounidense para el segundo trimestre de este año, la Reserva Federal (Fed) podría volver a revisar a la baja sus estimaciones de crecimiento para el PIB de ese país, estimó Eduardo Ávila, subdirector de análisis de Monex, quien conversó con Carlos Mota

CIUDAD DE MÉXICO.- La Fed, que nunca había dado un fecha para poner fin al QE, ha ido retirando sus compras de bonos y de títulos hipotecarios de manera ordenada desde enero (tapering), con la intención de acabar con el retiro de estímulos este año, e iniciar la normalización de su política monetaria.

Según las minutas de la última reunión de la Fed, el Comité de Mercados Abiertos (FOMC, por sus siglas en inglés) aplicaría una reducción final de 15 mil millones de dólares al término de su reunión de octubre.

En su encuentro de junio, los miembros de la Fed aplicaron su quinto recorte de 10 mil millones de dólares al programa de compras de bonos, dejando el monto total en 35 mil millones de dólares.

Los miembros de la Fed, simultáneamente, continuaron las discusiones sobre una estrategia para la eventual salida de la flexibilización monetaria sin precedentes. La Fed empezó a comprar bonos en el punto más alto de la crisis financiera, a principios de 2009; ha elevado desde entonces su cartera total de bonos, préstamos y otros activos hasta 4.4 billones de dólares.

Actualmente la Fed encara decisiones difíciles sobre el momento y el ritmo del primer incremento de tasas desde 2006. Los responsables de la política monetaria han evitado ofrecer públicamente una guía clara al respecto.

Aunque no se espera que el costo del crédito sea elevado demasiado rápido, debido a los continuos obstáculos que tiene que sortear la economía, tampoco se espera que lo mantendrá en niveles históricamente bajos durante demasiado tiempo.

La Fed, que nunca había dado un fecha para poner fin al QE, ha ido retirando sus compras de bonos y de títulos hipotecarios de manera ordenada desde enero (tapering), con la intención de acabar con el retiro de estímulos este año, e iniciar la normalización de su política monetaria.

Según las minutas de la última reunión de la Fed, el Comité de Mercados Abiertos (FOMC, por sus siglas en inglés) aplicaría una reducción final de 15 mil millones de dólares al término de su reunión de octubre.
En su encuentro de junio, los miembros de la Fed aplicaron su quinto recorte de 10 mil millones de dólares al programa de compras de bonos, dejando el monto total en 35 mil millones de dólares.

Los miembros de la Fed, simultáneamente, continuaron las discusiones sobre una estrategia para la eventual salida de la flexibilización monetaria sin precedentes. La Fed empezó a comprar bonos en el punto más alto de la crisis financiera, a principios de 2009; ha elevado desde entonces su cartera total de bonos, préstamos y otros activos hasta 4.4 billones de dólares.

Actualmente la Fed encara decisiones difíciles sobre el momento y el ritmo del primer incremento de tasas desde 2006. Los responsables de la política monetaria han evitado ofrecer públicamente una guía clara al respecto.

Aunque no se espera que el costo del crédito sea elevado demasiado rápido, debido a los continuos obstáculos que tiene que sortear la economía, tampoco se espera que lo mantendrá en niveles históricamente bajos durante demasiado tiempo.