Mercados

Pocos cambios del peso; analiza cifras mixtas de empleo en EU

El peso opera con una ganancia de 0.06 por ciento para colocarse en 13.2673 unidades por dólar, tras oscilar con altibajos en los primeros minutos.
Efraín H. Mariano
07 febrero 2014 8:53 Última actualización 07 febrero 2014 9:6
 [Al menos mil trabajadores abandonarán sus fuentes de empleo, estiman / Bloomberg]

[Al menos mil trabajadores abandonarán sus fuentes de empleo, estiman / Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.-El peso opera esta mañana con pocos cambios frente al dólar, en medio de posturas encontradas sobre el estado del mercado laboral estadounidense, clave para determinar el futuro de la política monetaria de ese país.

El peso opera con una ganancia de 0.06 por ciento para colocarse en 13.2673 unidades por dólar, tras oscilar con altibajos en los primeros minutos.

En las dos sesiones previas el peso sumó un avance de 0.91 por ciento. Es importante señalar que ayer la divisa mexicana rompió brevemente el soporte clave de 13.20 unidades, pero al final, no tuvo la fuerza suficiente para mantenerse.

 Esta mañana se informó que los empleadores en Estados Unidos contrataron menos trabajadores de lo previsto en enero, confirmando que la economía ha perdido impulso pese a que la tasa de desempleo bajó a un nuevo mínimo en 5 años.
Los empleadores estadounidenses crearon sólo 113 mil nuevos puestos en enero, inferior a la previsión de los analistas de una creación de 187 mil nuevas plazas.

La tasa de desocupación de enero fue de 6.6 por ciento, la más baja desde octubre de 2008, frente a la previsión sin cambios de 6.7 por ciento.

Sin embargo, la menor creación de empleos podría persuadir a la Reserva Federal de Estados Unidos a moderar el ritmo para retirar sus alivios monetarios, frente a las previsiones de que lo haría de forma ordenada durante todo el año.

Los datos también se conocen poco después de un reporte del lunes que mostró una caída inesperada en la actividad fabril, al mínimo en ocho meses en enero, y podrían generar nervios entre los inversores, que ya están preocupados por la desaceleración de la expansión global.