Mercados

México es buena oportunidad de inversión de largo plazo: Pimco

Según el jefe de inversiones de crédito global de Pimco, Mark Kiesel, México es una buena oportunidad de inversión a largo plazo, debido a la baja deuda gubernamental, las atractivas tasas de interés reales y el compromiso con las reformas.
Bloomberg
16 octubre 2014 13:22 Última actualización 16 octubre 2014 14:44
Bandera de México. (Cuartoscuro/Archivo)

Símbolos patrios

Mark Kiesel, jefe de Inversiones de crédito global de Pacific Investment management Co. (Pimco), considera que México es una buena oportunidad de inversión en el largo plazo.

"Veríamos a México y al dólar como buenas oportunidades de largo plazo", dijo en una entrevista en Bloomberg Television. "Hay un valor sginificativo en los mercados en estos momentos".

"Nos gusta México", señaló. "México tiene una baja deuda gubernamental. Este es un país que está realmente comprometido a reformar".

El diferencial del bono a 10 años mexicanos respecto a los valores del Tesoro de EU es "básicamente 400 puntos base con una economía que tiene actualmente tasas de interés reales que se acercan al 3 por ciento", señaló. "Estas son algunas de las tasas de interés más altas del mundo".

BONOS RIESGOSOS ELEVAN ATRACTIVO

Kiesel también señaló que la deuda más riesgosa se ha vuelto más atractiva luego que una venta generalizada impulsó las tasas a su mayor nivel en más de un año.

"En estos momentos, la postura es comprar, específicamente préstamos bancarios", detalló.

Las tasas de interés en los bonos basura han subido 25 puntos base, o 0.25 por ciento, este mes a un máximo de un año de 6.64 por ciento, según el Bank of America Merrill Lynch Global High Yield Index. Eso es 5.30 puntos porcentuales más que la deuda gubernamental, un alza de 66 puntos base en el periodo.

Los inversionistas están exigiendo mayores retornos en un año para luego que el Fondo Monetario Internacional recortó sus estimados para el crecimiento económico global y que el vicepresidente de la Reserva Federal, Stanley Fischer, expresó preocupación sobre el impacto de una desaceleración global sobre la economía estadounidense.