Mercados

PIB de la eurozona tira bolsas y presiona al BCE

La ola de ventas incluyó desplomes de hasta 3.61% en algunas plazas europeas; en América se profundizó la toma de beneficios como medida preventiva.
Efraín H. Mariano
15 mayo 2014 20:34 Última actualización 16 mayo 2014 5:0
 [Ministro de Finanzas alemán es consultado sobre si Berlín buscaría soluciones más audaces a la crisis de deuda de la zona euro. / Reuters] 

[Ministro de Finanzas alemán es consultado sobre si Berlín buscaría soluciones más audaces a la crisis de deuda de la zona euro. / Reuters]

CIUDAD DE MÉXICO.- El Producto Interno Bruto (PIB) de la eurozona creció en el primer trimestre a una tasa de 0.2 por ciento, y 0.9 por ciento en términos anualizados; las cifras quedaron por debajo de todas las expectativas, que ya de por sí apuntaban a un crecimiento sumamente bajo, de apenas 0.5 por ciento para el trimestre.

El contexto provocó una ola de pérdidas bursátiles en el mundo y elevó las presiones para que el Banco Central Europeo (BCE) tome una decisión que permita atajar las expectativas de deflación y estimular el crecimiento; la institución monetaria está bajo intensas presiones que aumentan la volatilidad financiera.

Entre los descalabros más pronunciados en las plazas europeas está el de la bolsa italiana, que perdió 3.61 por ciento; Amsterdam bajó 3.08, Lisboa se hundió 2.65; la bolsa de París perdió 1.25, mientras que en Alemania el ajuste fue de 1.01 por ciento.

El BCE tiene programada su reunión de política monetaria el próximo 5 de junio; los mercados consideran que es inminente una decisión ese día, o incluso antes.

El pesimismo también llegó a América, situación que profundizó la toma de beneficios en las principales bolsas, proceso iniciado en la sesión previa.

Las bolsas de Nueva York llegaron a retroceder hasta 1.5 por ciento en promedio, aunque al cierre redujeron sus pérdidas. El Nasdaq descendió 0.76 por ciento, a 4 mil 69.29 puntos; el Dow Jones bajó 1.01 por ciento tras colocarse en 16 mil 446.81 unidades. El S&P500 quedó en mil 870.85 puntos luego de bajar 0.94 por ciento.

En México el efecto fue idéntico: la bolsa de valores retrocedió 1.38 por ciento, mientras que el peso se depreció contra el dólar al colocarse en 13.9495, después de que en la sesión previa rompiera el soporte de 12.90 unidades en el mercado interbancario.

Promedio del PIB en la eurozona: 0.6%

En la presente década el promedio anual de crecimiento del PIB en la eurozona es de apenas 0.6 por ciento, lo que para muchos especialistas se considera en los hechos como un estancamiento total para una economía que debe crecer cuando menos a tasas de 2 por ciento.

La mejor lectura trimestral de la década fue registrada en el primer trimestre de 2011, con 2.7 por ciento; también llegó incluso a colocarse en términos negativos el año pasado.

La tasa de crecimiento de la eurozona es tan baja que amenaza con convertirse en el mayor riesgo para el futuro de la región; el principal actor para contrarrestar la tendencia es el BCE.

Enmedio de las dudas sobre el crecimiento económico de la región, el desempeño de Alemania parece ser una esperanza; de hecho, si no fuera por el incremento en el PIB alemán, la situación sería más crítica.

Alemania reafirma su posición como “locomotora” de la economía en la eurozona, pero no puede jalar al resto de los países.

El crecimiento del PIB alemán durante el primer trimestre del año fue de 2.5 por ciento, arriba del 1.3 por ciento registrado en el trimestre previo y superando el retroceso de la economía reportado en el mismo periodo del año pasado, cuando quedó en menos 1.6 por ciento.

Habrá medidas: BCE

En Berlín, el vicepresidente del BCE, Vítor Constancio, confirmó que la entidad está decidida a actuar rápidamente.

“El consejo de gobierno del BCE es unánime en su compromiso de utilizar instrumentos no convencionales acordes con su mandato para afrontar eficazmente los riesgos de un período demasiado prolongado de baja inflación”; también afirmó que la entidad no ve señales de deflación en la zona del euro.

Incluso el Bundesbank, el banco central de Alemania, dejó ver que están dispuestos a respaldar un arsenal de medidas de estímulo.