Mercados

Petroprecios cierran con pérdidas; WTI, en su nivel más bajo de cierre en 6 años

La fortaleza del dólar, divisa en la que se negocian los futuros del petróleo, así como los temores de inestabilidad en la eurozona tras las elecciones griegas, lastraron asimismo un posible repunte en el precio del crudo.
Guadalupe Hernández
26 enero 2015 8:59 Última actualización 26 enero 2015 15:6
[Bloomberg] El WTI se cotizaba en 96.72 dólares. La canasta de la OPEP finalizó el lunes en 114.36 unidades.

[Bloomberg] El WTI se cotizaba en 96.72 dólares. La canasta de la OPEP finalizó el lunes en 114.36 unidades.

Los futuros del crudo cayeron a su nivel más bajo en casi seis años al final,  de sesión, con el crudo WTI rebotando de una ganancia intradía superior al 1 por ciento.

Los operadores atribuyeron el descensoa las declaraciones del secretario general de la OPEP, Abdalla El-Badri, quien advirtiera que los precios del petróleo habrían tocado piso y podrían empujar los precios del crudo a cotizarse en los 200 dólares el barril.

A lo anterior, se sumaron nuevos datos desde Arabia Saudita, donde el primer exportador mundial, de que no aplicará cambios en sus niveles de producción tras la muerte del rey Abdalá.

Así, el contrato del WTI para entrega en marzo subió 1 por ciento, revirtiendo la ganancia del 1.8 por ciento alcanzado más temprano.

Al término de la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), el crudo texano perdió 44 centavos, para terminar en 45.15 dólares el barril, un nivel que no se veía desde el 11 de marzo de 2009.


Los precios del crudo texano cayeron a 44.20 dólares el 13 de enero, el nivel más bajo desde abril de 2009.

Por su parte, el convenio del crudo Brent para entrega en marzo acabo la sesión en baja del 1.3 por ciento, a 48.16 dólares (63 centavos), en el International Exchange Futures (ICE), tras la muerte el viernes del monarca saudí Abdalá bin Abdulaziz.

En las primeras horas de operaciones, los futuros del petróleo Brent y WTI cayeron hasta los 47 y 44 dólares por barril,  respectivamente, después que el nuevo rey de Arabia Saudita trató de aliviar el temor a una transición inestable y a cualquier cambio de política del mayor exportador de petróleo del mundo.