Mercados

Incertidumbre en Arabia Saudita envuelve
a petroprecios; WTI pierde 6.4% semanal

La cotización del euro frente al dólar continuaba en mínimos desde 2003 después del anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de un agresivo plan de adquisición de activos.
Redacción
23 enero 2015 8:41 Última actualización 23 enero 2015 15:8
[El barril de WTI se cotizó en 94.67 dólares. / Bloomberg] 

[El barril de WTI se cotizó en 94.67 dólares. / Bloomberg]

El precio del barril de petróleo en los mercados internacionales cotizan con tendencia mixta, debido a la noticia de la muerte del rey de Arabia Saudita, Abdullah bin Abdulaziz, puso una nota de incertidumbre en los mercados energéticos, aunque el nuevo monarca indicó inmediatamente que no realizaría cambios en la política.

El fallecimiento del rey de Arabia Saudita se sumó a la incertidumbre en los mercados energéticos, que ya enfrentan algunos de los cambios más grandes en décadas.

Así, el convenio del crudo Brent para entrega en marzo, avanzó 27 centavos, o 0.6 por ciento, a 48.79 dólares el barril en la bolsa ICE de Futuros de Europa después de subir a 49.80 dólares.

Por el contrario, el barril de crudo WTI, de referencia en Estados Unidos, cayó 72 centavos para cerrar en 45.59 dólares el barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York, una baja del 6.4 por ciento en la semana.  

Más temprano, el contrato temprano subió hasta un 3.1 por ciento después que la Administración de Información de Energía reportara que los inventarios aumentaron en la mayor cantidad desde 2001.

Tras la fuerte volatilidad y de la caída de los precios de comienzos de enero, los mercados petroleros se han movido poco esta semana. Los precios del Brent han oscilado entre 47.78 dólares y 50.45 dólares por barril.

La muerte de Abdullah se produce en el contexto de los mayores cambios en los mercados petroleros en décadas. Los precios del crudo se han reducido a más de la mitad desde los máximos que alcanzaron en junio del año pasado, con un exceso de suministro que choca con un enfriamiento en la demanda.

La producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos llevó a ese país a ser uno de los principales productores, tras haber sido uno de los mayores importadores del mundo.