Mercados

Futuros del petróleo cierran mixtos; WTI mantiene soporte de 91 dólares

Estados Unidos y varios aliados árabes del Golfo Pérsico lanzaron ataques aéreos y con misiles este martes contra tropas del Estado Islámico en Siria, lo que marca el inicio de un frente nuevo y mucho más complicado en la lucha contra el grupo insurgente.
Redacción
23 septiembre 2014 8:24 Última actualización 23 septiembre 2014 14:57
 [Bloomberg] El WTI se cotizaba en 95.82 dólares. La canasta de la OPEP finalizó el jueves en 113.67 dólares.

[Bloomberg] El WTI se cotizaba en 95.82 dólares. La canasta de la OPEP finalizó el jueves en 113.67 dólares.

Los precios internacionales del petróleo cerraron operaciones con tendencia mixtaante el agravamiento de las tensiones en Oriente Medio luego de que Estados Unidos y varios de sus aliados en el Golfo Pérsico realizaron ataques contra bastiones del Estado Islámico en Siria, además del sorpresivo repunte en la actividad fabril de China que mejoró el panorama para la demanda del petróleo.

La actividad del sector manufacturero de China creció a 50.5 en septiembre, desde la medición final de agosto de 50.2, mostró el martes un sondeo preliminar elaborado por HSBC.

En este contexto, el contrato para el crudo Brent para entrega en noviembre cayó 12 centavos, a 96.85 dólares el barril en la bolsa ICE Futures Europa, acercándose al mínimo de dos años de 96.21 dólares alcanzado la semana pasada.


En tanto que el crudo ligero de referencia en el New York Mercantile Exchange (Nymex) para entrega en noviembre logró un ganancia de 69 centavos para cerrar en 91.56 dólares el barril.

El contrato de octubre expiró ayer con una cotización de cierre de 91.52 dólares, el nivel más bajo de para los futuros registrrado desde mayo de 2013.

La semana pasada la abundancia en los suministros y la escasa demanda, arrastraron los precios del petróleo a un mínimo de dos años.

Estados Unidos y sus aliados buscan revertir los avances del Estado islámico, que se ha apoderado de una franja de territorio a través de Irak y Siria. Eso ha provocado la alarma entre las naciones vecinas, incluyendo las monarquías árabes sunitas que participan en la operación.

El Pentágono había limitado previamente sus ataques aéreos a objetivos en Irak.