Mercados

Peso y BMV cierran el trimestre al alza tras ‘rebote’ global

A pesar de un inicio de año turbulento, la moneda mexicana se recuperó de su peor inicio desde 1995 y cierra el primer trimestre con una ganancia de 0.02%, mientras que el IPC está a solo 0.23% de romper su último máximo histórico.
Abraham González/Esteban Rojas
30 marzo 2016 22:25 Última actualización 31 marzo 2016 5:0
bmv

(Bloomberg)

A pesar de un turbulento inicio de 2016, el peso y la Bolsa Mexicana de Valores cierran el trimestre con números positivos, ante un repunte en el apetito por activos de riesgo, como monedas y acciones de países emergentes.

La moneda mexicana operó ayer por primera vez con ganancias frente al dólar, mientras que la Bolsa Mexicana de Valores acecha un nuevo máximo histórico.

En el mercado cambiario, el billete verde al mayoreo cerró ayer en 17.2090 unidades a la venta, lo que significó para el peso una ganancia acumulada en 2016 de 0.02 por ciento, según datos del Banco de México.


El peso obtuvo pérdidas de hasta 12.73 por ciento al pasado 11 de febrero, cuando el tipo de cambio alcanzó su máximo histórico en 19.40 unidades.

En tanto, en ventanilla bancaria, el peso cerró en 17.55, luego que a mediados de febrero llegó a tocar los 19.85 con base en datos de Banamex.

A pesar del avance marginal en el trimestre, el peso logró remontar desde el peor inicio de año desde 1995.

“Es un trimestre en el que tuvimos dos mitades: hasta mediados de febrero tuvimos un mercado con mucha aversión al riesgo, con preocupación por el crecimiento global y por la efectividad de política monetaria”, explicó Juan Carlos Alderete, subdirector de estrategia en tipo de cambio de Banorte-Ixe.

Sin embargo, la recuperación del petróleo y los mensajes de diferentes bancos centrales beneficiaron a las monedas de países emergentes, entre ellas el peso, comentó el especialista.

El avance de la moneda mexicana registró un avance de 0.02 por ciento en el trimestre, lo que contrasta con el comportamiento de otras monedas, como las de Brasil, Malasia y Rusia, las cuales se apreciaron en 9.91, 8.99 y 7.84 por ciento, en cada caso.

El rezago observado por la moneda mexicana con respecto a otras, puede señalar cierto potencial de apreciación del peso.

Las monedas de otros países también se vieron beneficiadas por factores locales, lo que explica el atraso en la recuperación de la moneda mexicana, dijo Alderete.

En tanto, en el mercado accionario, la Bolsa cierró con un avance de más de siete por ciento en el periodo enero-marzo, su mayor ganancia trimestral de los últimos cuatro años.

Con ello, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) necesita un alza de apenas 0.23 por ciento para alcanzar un nuevo máximo histórico.

El rendimiento obtenido por el mercado accionario mexicano es superior al registrado por las bolsas de países emergentes, medidas a través del MSCI Emerging Markets Index, el cual registró un alza de 5.02 por ciento en los primeros tres del año.

Respecto a las bolsa mundiales, el comportamiento del IPC también es superior, pues el MSCI All Country World Index muestra una pérdida de 0.5 por ciento en el mismo periodo.

Al interior del mercado mexicano, destacó el comportamiento de algunas emisoras como OHL México, cuyos títulos ganaron 49.9 por ciento, además de Cemex, con un avance de 35.0 por ciento, e Industrias Peñoles, con 30.5 por ciento.

mer_tipocambio31_01