Mercados

Peso pierde 1.27% en la semana; dólar sube a $16.88

El peso se depreció siguiendo a la caída en los precios del petróleo, lo que contrarrestó la mejoría en la percepción del riesgo provocada por la baja en la tasa de referencia del Banco Central de China.
Esteban Rojas
23 octubre 2015 13:52 Última actualización 23 octubre 2015 13:56
dólar (Bloomberg/Archivo)

dólar (Bloomberg/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- El mercado cambiario nacional estuvo sometido a fuertes turbulencias provocadas por la caída en los precios del petróleo y preocupaciones por el crecimiento económico global. El efecto negativo de estos factores, no pudo ser contrarrestado por la posibilidad de que el Banco Central Europeo pueda aplicar nuevos apoyos y por la baja en la tasa de referencia en China.

El dólar interbancario cerró el viernes en 16.586 unidades a la venta, de acuerdo a datos publicados por el Banco de México. En el día, el peso retrocedió 8.35 centavos, semejante a 0.51 por ciento.

En operaciones de menudeo o de ventanilla, el dólar se vendió alrededor de 16.88 pesos.

Durante el periodo del 19 al 23 de octubre, la moneda nacional presentó un pérdida de 1.27 por ciento, lo que representó su peor comportamiento semanal desde la terminada el pasado 25 de septiembre.

El efecto favorable que ocasionó en otros mercados, como los accionarios, la baja en la tasa de interés en China, en el caso del peso no se reflejó así, como respuesta a una persistente debilidad en los precios del petróleo.

El banco central del gigante asiático redujo el viernes sus tasas de interés referenciales por sexta vez desde el pasado noviembre en un nuevo intento por alentar a su economía. En promedio la reducción fue de 25 puntos base, lo que se acompañó una baja de medio punto porcentual en los requerimientos de encaje que deben tener los bancos en el instituto central.

La duda que queda consiste en ver si las medidas de apoyo instrumentadas por China serán suficientes para detener la desaceleración en su actividad económica y la caída en su demanda de materias primas, algo que ha mantenido bajo presión a las monedas de naciones emergentes.

Otro factor que no ayudó al peso fue el mayor apetito por dólar, como respuesta a las políticas monetarias instrumentadas en naciones como China y en la posibilidad de que la Fed puede aumentar su tasa de referencia en los próximos meses.

El billete verde ganó 0.53 por ciento con respecto a una canasta de seis divisas, entre las que se encuentra el euro, el yen y la libra.

En el mercado petrolero las cosas no apuntaron mejor, dado que se sigue observando cierta debilidad, algo que no ayudó tampoco al peso.

El crudo tipo West Texas Intermediate bajó 1.52 por ciento a 44.69 dólares por barril, mientras el Brent retrocedió 0.06 por ciento a 48.05 dólares.

El tipo de cambio presenta un nivel de resistencia clave en 16.71 unidades a la venta, que en caso de un rompimiento al alza podría ser una señal de una prolongación en la depreciación del peso. En tanto que un soporte clave se ubica en 16.35 unidades, en el mercado de mayoreo.