Mercados

Peso extiende baja;
dólar cierra en $13.113

El dólar se ubica en su máximo desde el pasado 28 de abril y la moneda mexicana hiló su tercera sesión consecutiva de retrocesos, en los que acumula una caída de 1.15 por ciento.
Esteban Rojas
17 junio 2014 14:23 Última actualización 17 junio 2014 14:44
[El movimiento en el tipo de cambio se debió a una caída en los rendimientos de los bonos. / Bloomberg / Archivo] 

[El movimiento en el tipo de cambio se debió a una caída en los rendimientos de los bonos. / Bloomberg / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- Los vientos no le vuelven a ser favorables al peso, pues la jornada se caracterizó por mayores tensiones de carácter geopolítico y datos débiles reportados en los Estados Unidos.

En operaciones al mayoreo, el dólar cerró el martes en 13.113 unidades a la venta, en su mayor nivel desde el pasado 28 de abril, de acuerdo datos publicados por el Banco de México. En el día, el peso perdió 6.85 centavos, semejante a 0.53 por ciento.

La moneda nacional lleva tres sesiones en terreno negativo, en donde ha acumulado un retroceso 1.15 por ciento.

Dentro de lo destacado se encuentra el hecho de que el tipo de cambio rompió al alza una resistencia intermedia que se encontraba en 13.08 unidades. En caso de confirmarse este movimiento, la siguiente se encontraría en 13.16 pesos.

El peso no pudo escapar a la fortaleza observada por el dólar en el mercado internacional.

El billete verde avanzó 0.16 por ciento frente a una canasta de seis divisas referenciales.

Otro factor que hizo perder brillo al peso, está relacionado con el alza de 0.05 puntos en la tasa de interés del bono norteamericano líder a 10 años.

Las tensiones geopolíticas siguen preocupando y a los conflictos de Ucrania e Irak se suma el resurgimiento del problema de deuda Argentina.

En Estados Unidos se dieron a conocer indicadores débiles. La inflación al consumidor se incrementó 0.4 por ciento en el pasado mayo, en tanto que si le quitamos el efecto de los alimentos y los energéticos el aumentó fue de 0.3 por ciento. En ambos caso, estuvieron por arriba de lo esperado.

En el sector inmobiliario las cosas tampoco fueron buenas. Las construcciones iniciales y los permisos de construcción cayeron sorpresivamente en 6.5 y 6.4 por ciento.