Mercados

Peso es arrastrado por debilidad en precios del crudo; dólar, a $15.0075

La moneda nacional retrocedió 1.06 por ciento, al cerrar el dólar en 15.0075 unidades en el mercado de mayoreo, afectado por los precios del petróleo. En ventanilla, el billete verde se vendió alrededor de 15.25 pesos. 
Esteban Rojas
19 febrero 2015 13:27 Última actualización 19 febrero 2015 14:25
Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico) [Cuartoscuro/Archivo]

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico) [Cuartoscuro/Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- Los participantes del mercado cambiario nacional siguen mostrando un comportamiento bipolar.

La tranquilidad generada el miércoles por la paciencia de la Fed respecto a las tasas fue desplazada rápidamente por la preocupación de una nueva caída en los precios del petróleo y por un dato mayor a lo esperado en el mercado laboral de los Estados Unidos.

De acuerdo con información del Banco de México, el dólar cerró el jueves en 15.0075 unidades a la venta, lo que implicó para el peso un retroceso de 15.75 centavos, semejante a 1.06 por ciento.

Durante la jornada el tipo de cambio alcanzó un máximo en 15.025 y un mínimo de 14.935 unidades a la venta, en operaciones de mayoreo.

En el mercado de menudo o de ventanilla, el dólar se vendió en promedio alrededor de 15.25 pesos.

La moneda mexicana estuvo sometida a diferentes presiones de baja provenientes de varios frentes.

El primero se relaciona con el hecho de que los precios del petróleo registraron su segunda caída consecutiva, lo que pone en duda su potencial de seguir recuperando terreno.

El segundo, se vincula a un dato mejor a lo esperado en el mercado laboral de los Estados Unidos, situación que hace crecer la posibilidad de que la Reserva Federal aumente más pronto de lo esperado su tasa de referencia, actualmente en mínimo histórico.

La demanda del dólar, en el mercado internacional, experimentó también un impulso como resultado de la prevalencia de persistentes tensiones de carácter geopolítico.

El billete verde aumentó 0.30 por ciento frente a una canasta de seis divisas, manteniéndolo cerca de su mejor momento en 11 años.

En el plano nacional, destaca la insistencia del gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, en el sentido de que se estará vigilantes del tipo de cambio y sus posibles efectos sobre la inflación, sobre todo ante una eventual alza de tasas por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.