Mercados

Peso avanza 0.53% por el denominado “efecto Yellen”

El dólar cierra en 15.318 unidades a la venta, en el mercado de mayoreo. En ventanilla, quedó en 15.61 pesos, apoyado por la decisión de la Fed de mantener sin cambio su política monetaria.
Esteban Rojas
17 junio 2015 13:21 Última actualización 17 junio 2015 13:36
Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de EU (Reuters/Archivo)

Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de EU (Reuters/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- El miércoles, el tipo de cambio del peso con el dólar estuvo atrapado en medio de dos corrientes. La primera, representada por persistentes preocupación por las negociaciones entre Grecia y sus acreedores, la segunda, por la asimilación del resultado de la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

De acuerdo con cifras publicadas por el Banco de México, el dólar cerró en 15.318 unidades a la venta, lo que implicó para el peso una ganancia de 8.20 centavos, equivalente a 0.53 por ciento.

La jornada se caracterizó por la volatilidad. El tipo de cambio alcanzó un máximo en 15.4365 y un mínimo en 15.282 unidades a la venta en el mercado de mayoreo.

En operaciones de menudeo o de ventanilla, el dólar se vendió en promedio en 15.61 pesos.

Conforme era ampliamente esperado por el mercado, la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) dejó sin cambio su tasa de referencia en el mínimo histórico de 0.0 a 0.25 por ciento, aunque dejo la puerta abierta para un posterior incremento, posiblemente para sus reuniones de septiembre o diciembre.

La Fed mantiene sin cambio su tasa de referencia desde diciembre del 2008 y la última alza se dio en junio del 2004.

De la revisión de las estimaciones a la baja y de lo expuesto en la conferencia de prensa de Yallen Yellen, presidenta de la Fed, se desprende que el ciclo de alza pudiera ser gradual.

La decisión de la Fed de dejar sin cambio su tasa de referencia envía varias señales. La buena, se encuentra en el ámbito financiero, debido a que contribuye a suavizar o restarle presiones por el momento a variables financieras clave como el dólar y las tasas de interés. La mala, es que la economía norteamericana todavía necesita de estímulos que apuntalen su recuperación.

En adelante, tanto el comportamiento esperado de la economía norteamericana como el retiro de estímulo por parte de la Fed, apuntan a una fortaleza del dólar y a mayores tasas de interés en la principal economía del mundo.

El otro aspecto a cuidar, se relaciona en que está cada vez más cerca el posible movimiento de capitales generado por el proceso de normalización de la política monetaria de la Fed.