Mercados

Peso avanza 0.05 % en la semana; dólar cierra bajo barrera de 13 unidades

El dólar sigue en fase de consolidación frente al peso, con un balance semanal positivo, a la espera de noticias que puedan definir su rumbo.
Esteban Rojas
20 junio 2014 13:53 Última actualización 20 junio 2014 15:11
Etiquetas
Nomura ve posible depreciación de monedas en 2015

Tras la decisión de la Fed de esta semana de mantener las tasas de interés, Benito Berber, director ejecutivo de Nomura, estimó que a principios del próximo año se podría ver la subida en las tasas de interés en EU y un impacto negativo en los tipos de cambio en Latinoamérica.

CIUDAD DE MÉXICO.-El tipo de cambio del peso con el dólar cerró el viernes por debajo de la barrera psicológica de las 13 unidades en el mercado de mayoreo, con lo que su balance semanal fue positivo, aunque de manera marginal.

De acuerdo con cifras publicadas por el Banco de México, el denominado dólar spot cerró en 12.9945 unidades a la venta. En el día, el peso ganó 1.30 centavos, equivalente a 0.10 por ciento.

En el periodo que va del 16 al 20 de junio, el peso avanzó 0.05 por ciento, con lo que cortó una racha perdedora de dos semanas.

Cabe destacar que la paridad cambiaria siguió consolidando sin poner en riesgo ningún parámetro clave. La resistencia a cuidar se encuentra en 13.12 y el soporte en 12.83 unidades, en operaciones de mayoreo.

En la última sesión de la semana predominó la ausencia de indicadores económicos que le pudieran dar una dirección más definida al tipo de cambio.

En México, las ventas minoristas, en el pasado abril, experimentaron un pobre desempeño al caer 0.4 por ciento en términos reales. El bache observado en el cuarto mes del año se debe en parte a un efecto calendario adverso, dado que en abril de este año se tuvieron menos días trabajados con relación al mismo mes de 2013.

El dato, aunque negativo, se debe decir que se ubicó por arriba del - 1.3 por ciento esperado por el mercado, de acuerdo a una encuesta de Bloomberg.

El dato de ventas minoristas se viene a sumar a otros datos que muestran que en el segundo trimestre se puede correr el riesgo de que el ritmo de la actividad económica sea, incluso, inferior al observado en los tres primeros meses del año.

En condiciones de un bajo crecimiento económico no resulta conveniente contar con una moneda demasiado fuerte.