Mercados

Peso avanza 0.04% por datos económicos mixtos en Estados Unidos

El tipo de cambio cerró en 13.6495 unidades a la venta en el mercado de mayoreo, por debajo del máximo del día de 13.70 pesos, tras una revisión al alza en el PIB de EU del tercer trimestre y la caída en la confianza del consumidor.
Esteban Rojas
25 noviembre 2014 13:48 Última actualización 25 noviembre 2014 14:31
Dólar estadounidense

Dólar estadounidense. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La presión bajista sobre el peso registrada el lunes se diluyó en la jornada del martes, como respuesta a la percepción de que la Reserva Federal de Estados Unidos no debería tener prisa para elevar la tasa de fondos federales.

De acuerdo con información publicada por el Banco de México, el dólar cerró en 13.6495 unidades a la venta, lo que implicó para el peso una marginal ganancia de 0.04 por ciento.

En operaciones de menudeo o de ventanilla, el dólar se vendió en promedio alrededor de 13.90 pesos.

En operaciones antes de la apertura oficial, el tipo de cambio llegó a cotizarse cerca de 13.70 unidades en el mercado de mayoreo. No obstante, el peso fue recuperando terreno en la medida de que los participantes de los mercados afinaban su interpretación de los datos publicados en el principal socio comercial de nuestro país.

En un inicio, la cifra revisada al alza del crecimiento del PIB de EU, que pasó de 3.5 a 3.9 por ciento en el tercer trimestre del año, generó temores de un más rápido endurecimiento de la política monetaria de la Fed, lo que ocasionó un repunte del dólar y un aumento moderado en el rendimiento del bono líder a 10 años.

El cambio de percepción en los mercados se dio después de conocerse la caída en la confianza del consumidor en Estados Unidos, al ascender a 88.7 puntos en noviembre, menor al 96.0 esperado. Otro dato que mostró una menor velocidad en la recuperación fue el publicado por la Fed de Richmond, cuyo indicador manufacturero mostró una sorpresiva caída a 4.0 puntos desde el 20 anterior.

Al final de la jornada prevaleció la percepción de que los datos mixtos publicados en Estados Unidos no favorecían un adelanto en el alza de la tasa de referencia de la Fed.

Esta situación se reflejó en una caída de 0.28 por ciento en el dólar frente a una canasta de seis divisas y en la disminución en el rendimiento del bono estadounidense a 10 años por debajo de la barrera de 2.30 por ciento. Dicho comportamiento ayudó para que el peso terminara en terreno positivo.