Mercados

Oro comienza la semana a la baja por máximos del dólar

Las expectativas de que la Fed comience un periodo de restricción monetaria en su última reunión del año, llevaron al dólar a un máximo de ocho meses, lo que mantuvo vigente la tendencia bajista de los metales preciosos.
Reuters
23 noviembre 2015 16:28 Última actualización 23 noviembre 2015 16:50
ME. Oro

ME. Oro

NUEVA YORK/LONDRES.- El oro cerró la primera sesión de la semana en niveles cercanos a su mínimo de casi seis años, luego de los comentarios de funcionarios de la Reserva Federal (Fed) sobre una posible alza de tasas de interés para el próximo mes y que llevó al dólar a su nivel más alto de los últimos ocho meses.

El oro al contado bajó 0.9 por ciento para cerrar en los mil 68 dólares la onza y en el mes acumula una caída de 6.4 por ciento. Por su parte, la onza de oro en contratos para entrega en diciembre también cayeron 0.9 por ciento, y llegaron a mil 66.8 dólares la onza, luego de que fondos de cobertura y administradores de dinero liquidaron posiciones en este metal.

Los metales blancos siguieron la tendencia del oro. La plata registró su cotización más baja en más de seis años y el platino descendió a su menor nivel en siete años.

Al cierre, la plata registró una caída de 2.2 por ciento, a 13.86 dólares la onza, su menor nivel desde agosto del 2009, el platino perdió 1.5 por ciento, a 839.5 dólares la onza, su cotización más baja en siete años y el paladio bajó 4.4 por ciento, a 535.25 dólares la onza.

Los metales resintieron una apreciación de 0.4 por ciento del dólar frente a una cesta de seis importantes divisas y toco un máximo de ocho meses luego de que el presidente de la Fed de San Francisco, John Williams, citó un "sólido argumento" para subir las tasas de interés en diciembre, siempre y cuando los datos económicos de Estados Unidos no decepcionen.

Sin embargo, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, defendió un enfoque cauto del ritmo de alzas de tasas en un inusual intercambio de cartas con el defensor de consumidores Ralph Nader, al argumentar que un incremento demasiado agresivo de las tasas, sería dañino para la expansión económica, lo que en algún momento exigiría un retorno a una política monetaria expansionista.