Mercados

Oro borra ganancias a medida que la Fed ve "moderado" ritmo de crecimiento en EU

El metal dorado se replegó desde un máximo intradía por encima de los 1,700 dólares, luego de que la Reserva Federal dejará abierta la posibilidad de elevar su tasa de interés en su reunión de diciembre, lo que apuntaló la cotización del dólar ante una canasta de divisas. La onza de oro a futuro cerró en 1,163.20 dólares.
Redacción
28 octubre 2015 13:42 Última actualización 28 octubre 2015 13:51
El oro podría ser la clave para solucionar la actual crisis financiera mundial, afirma el experto en mercados de oro y plata, Guillermo Barba. (Especial)

El oro podría ser la clave para solucionar la actual crisis financiera mundial, afirma el experto en mercados de oro y plata, Guillermo Barba. (Especial)

Los futuros del oro recortaban las ganancias luego de dispararse por encima de los mil 170 dólares la onza, después de la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de mantener su tasa de interés, lo que impulsaba al dólar y frenaba el encanto por el metal dorado ante mayores costos de endeudamiento.

La divisa estadounidense se recuperó frente a un canasta de divisas luego que los los responsables políticos de la Reserva Federal señalan que la economía todavía se está expandiendo a un ritmo "moderado", dándose la posibilidad de ajustar la política en su próxima reunión en diciembre.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, ha declarado que el banco todavía podría elevar este año su tasa de interés, aunque algunos miembros han dicho otra cosa.

En el mercado Comex de Nueva York, el lingote de oro cayó 0.2 por ciento, para terminar en mil 163.20 dólares la onza. Previo al anuncio de la Fed, la onza de oro llegó a subir 6.20 dólares, para cotizarse en mil 179.50 dólares, un máximo intradía.

En tanto, el precio del oro al contado se cotizó en mil 168.10 dólares después de subir hasta 1.4 por ciento en el día. 

Los precios de la onza de oro han caído un 5 por ciento en el último año ya que la recuperación económica de Estados Unidos cobró impulso, alimentando las especulaciones de que el país puede ser lo suficientemente fuerte como para soportar una desaceleración mundial y hacer frente a la primera alza en las tasas de interés el próximo año.