Mercados

Demanda de crudo crecerá a un ritmo 'saludable' hasta 2022: OPEP

El secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo prevé que la demanda de crudo aumentará en un promedio de 1.2 millones de barriles diarios hasta 2022 y se frenará hasta 300 mil barriles diarios de 2035 a 2040.
Bloomberg
16 octubre 2017 10:43 Última actualización 16 octubre 2017 11:1
OPEP

(Bloomberg)

La demanda de petróleo crecerá a un “ritmo saludable” durante los próximos cinco años al tiempo que las energías renovables exhibirán la mayor expansión de todos los tipos de energía, afirmó este lunes el responsable de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

La demanda de crudo aumentará en un promedio de 1.2 millones de barriles diarios hasta 2022 y se frenará hasta 300 mil barriles diarios de 2035 a 2040, dijo el secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo el pasado domingo en Kuwait, como un anticipo de las Perspectivas Mundiales del Petróleo 2017 de la OPEP que se darán a conocer el 7 de noviembre.

La proporción de combustibles fósiles en el mix energético global caerá por debajo del 80 por ciento para 2020 y declinará hasta 75,4 por ciento hacia 2040, agregó el titular.

Las fuentes eólicas, solares, geotérmicas y fotovoltaicas serán la energía de mayor crecimiento, con un aumento promedio de 6,8 por ciento anual desde 2015 hasta 2040, pero representando todavía menos de 5.5 por ciento del mix energético total del mundo en 2040, dijo.

Barkindo abordó sus perspectivas para la demanda de petróleo en tanto la OPEP y sus productores aliados se debaten con una sobreabundancia global que arrastró los precios del crudo hasta la mitad del nivel de su pico máximo de 2014.


La OPEP, Rusia y otros proveedores están discutiendo si extienden los recortes de producción cuyo vencimiento está previsto para marzo, en un esfuerzo por reducir el exceso de oferta --alimentado en parte por el shale estadounidense-- y apuntalar los precios.

El barril de crudo Brent de referencia, que el viernes terminó negociándose en 57.17, subió 0.6 por ciento este año al entrar en vigor las reducciones, que comenzaron en enero. La OPEP tiene previsto reunirse el mes próximo en Viena para evaluar sus opciones.

“La perspectiva de mediano plazo para la demanda de petróleo apunta a un aumento significativo hasta 2022 con un incremento anual promedio saludable”, dijo Barkindo. “En el mix energético global, vemos que los combustibles fósiles mantendrán un papel dominante aunque con una cuota total descendente hasta 2040”.

‘Mejorando rápidamente’

Dado que la economía global crece y se espera que la demanda de petróleo aumente 1.45 millones de barriles diarios este año, los indicadores del mercado petrolero están “mejorando rápidamente”, dijo Barkindo.

Las existencias en los países desarrollados se ubicaban a comienzos del año 338 millones de barriles por encima del promedio quinquenal, principal criterio de la OPEP para evaluar el reequilibrio del mercado. En agosto, estaban en 159 millones de barriles, dijo.

La cantidad de crudo en almacenamiento flotante también cayó, habiéndose reducido aproximadamente 40 millones de barriles desde el inicio del año, señaló. La “backwardation” (situación de precios de contado más altos que los precios a plazo) en el mercado del Brent es una señal más de la mejora en la situación del mercado, dijo Barkindo.

“Mantener la sustentabilidad en la estabilidad del mercado más allá de 2018 es un prerrequisito absoluto para que las inversiones puedan cubrir la demanda futura de petróleo”, dijo Barkindo. “Independientemente de nuestros pronósticos y el posible impulso que estamos viendo, persiste la necesidad fundamental de garantizar una estabilidad sostenible, de modo que el mercado no se estanque cuando se retiren los stocks necesarios”.