Mercados

Onza de oro anota peor caída de 16 semanas; paladio debajo de 800 dlrs

La expectativa de una política monetaria estadounidense menos flexible tuvo un mayor peso sobre las cotizaciones de los metales preciosos, que las tensiones geopolíticas en Europa del Este.
15 abril 2014 14:54 Última actualización 15 abril 2014 15:2
[Bloomberg] Plata retrocede 1.7%; platino gana 0.4%; paladio cede 0.4%. 

[Bloomberg] Plata retrocede 1.7%; platino gana 0.4%; paladio cede 0.4%.

A pesar del recrudecimiento de las tensiones geopolíticas en Europa del Este, un contexto que usualmente beneficia a los refugios de inversión, las cotizaciones de los metales preciosos exhibieron el martes fuertes descensos en los mercados de commodities.

En el Commodity Exchange (Comex), el contrato del oro para entrega en junio se desplomó 27.20 dólares, similar a 2.0 por ciento, su peor caída desde el 19 de diciembre, para cerrar en mil 300.30 dólares la onza.

En el mismo mercado, el convenio de la plata para mayo perdió 2.6 por ciento, su descenso más pronunciado desde el 7 de marzo, para cerrar en 19.489 dólares la onza.

En el New York Mercantile Exchange, el paladio con liquidación en junio descendió 1.9 por ciento para cerrar en 795.90 dólares la onza, tras escalar en la rueda previa hasta 817 dólares, su mayor pizarra desde agosto de 2011.

En tanto, el papel del platino para junio descendió 1.6 por ciento para cerrar en mil 444.60 dólares la onza.

La caída de los metales preciosos estuvo determinada a la expectativa de que la Reserva Federal de Estados Unidos continuará con la retirada ordenada de estímulos.

Lo anterior, después de que el último reporte de los precios del consumidor estadounidense, que mide la inflación, presentó un incremento mayor a lo estimado, confirmando que los miembros de la Fed continuarán con la reducción mensual de compras de bonos.

La onza troy de oro, que ha borrado su ganancia de 16 por ciento de las primeras 10 semanas del 2014, a sólo 8.2 por ciento en lo que va del año, escaló a un récord mil 923 dólares en septiembre de 2011, en el clímax de la política expansiva de la Fed.

La perspectiva de una política menos flexible en Estados Unidos pesó más que las recientes tensiones en Ucrania, un contexto que usualmente beneficia a los metales preciosos como una cobertura de inversión.