Mercados

Onza de oro recupera brillo; extiende alza después del cierre

Las expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos podría ser menos agresiva a la hora de aplicar recortes adicionales en el ritmo de sus compras mensuales de bonos apoya el avance del metal dorado.
Efraín H. Mariano
29 enero 2014 16:3 Última actualización 29 enero 2014 16:5

CIUDAD DE MEXICO.-Las cotizaciones del oro se recuperaron de sus descensos iniciales para cerrar con registros positivos por primera ocasión en tres sesiones, después de que la reciente inestabilidad de los mercados emergentes renovó el interés por las compras de refugio, mientras que en las operaciones después del cierre el metal dorado extendía sus avances por las expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos podría ser menos agresiva a la hora de aplicar recortes en el ritmo de sus compras mensuales de bonos.

         En la sesión normal del Commodity Exchange (Comex), el convenio del oro para entrega en abril repuntó 11.40 dólares, o 0.9 por ciento –su mayor alza desde el 23 de enero--, para cerrar en mil 262.20 dólares la onza; en las operaciones después del cierre escalaba hasta mil 267.60 dólares.

        Es importante señalar que el metal repuntó el lunes a un techo intradía de mil 280 dólares, su mayor cotización desde el 18 de noviembre. 

Los operadores confirmaron que el avance intradía estuvo asociado al inesperado incremento de las tasas de interés en Sudáfrica, así como el ajuste de las políticas monetarias de Brasil y Turquía, que reactivaron las compras de refugios de inversión.

         Inicialmente los participantes reaccionaron con cautela a la decisión de la Fed de recortar –como se esperaba-- en 10 mil millones de dólares su millonario programa de compra de bonos; sin embargo, el Banco Central estadounidense advirtió que el mercado laboral –clave para determinar el retiro futuro de sus estímulos—sigue elevado pese a mostrar señales de mejoría, lo que podría, según analistas, retrasar la retirada total de los apoyos.

         El año pasado el metal dorado perdió alrededor de 28 por ciento de su valor, su peor caída anual desde 1981, debido a las expectativas de una menor política expansiva de la Fed, esa que catapultó al metal dorado hasta un récord de mil 933.30 dólares en septiembre de 2011.

         Antes de la conclusión de la reunión de la Fed, los analistas apostaban que los responsables de la política monetaria estadounidense aplicaría una reducción de 10 mil millones de dólares en cada una de sus reuniones para concluir con su programa en este año.