Mercados

Onza de oro extiende repunte a máximos de 6 meses por crisis en Ucrania

El recrudecimiento de las tensiones entre Rusia y Occidente, por el control de Crimea, han disparado a la cotización del metal dorado a máximos desde septiembre, aumentando su ganancia en lo que va del año hasta un 13 por ciento.
Efraín H.Mariano
12 marzo 2014 9:27 Última actualización 12 marzo 2014 9:32
[Bloomberg]El oro alcanzó su máximo nivel desde fines de febrero, con algunos inversores prefiriendo refugiarse en el metal precioso. 

[Bloomberg]El oro alcanzó su máximo nivel desde fines de febrero, con algunos inversores prefiriendo refugiarse en el metal precioso.

CIUDAD DE MÉXICO.-Los contratos a futuro del oro repuntan el miércoles a máximos de casi seis meses en el Commodity Exchange (Comex), confirmando su etiqueta de refugio de inversión, al aumentar las tensiones geopolíticas en Europa del Este por la lucha que enfrenta Rusia por tomar el control de Crimea.

El contrato del oro más activo para abril se dispara 19.80 dólares, es decir, 1.47 por ciento, para colocarse en mil 366.50 dólares la onza troy, su mayor pizarra desde el 20 de septiembre.

Al superar la resistencia clave de mil 356.50 dólares, misma que representó su mayor cotizaciones desde el 25 de octubre de 2013, el oro ahora podría buscar alcanzar las barrera psicológica de mil 400 dólares, un evento que podría consolidar su etiqueta de refugio de inversión después del desplome que sufrió el año pasado.

En lo que va del 2014, la onza troy de oro acumula una ganancia de 13 por ciento, después de desplomarse 28 por ciento en el 2013 --su peor caída anual desde 1981--, beneficiado en primer lugar por compras de refugio como resultado de los problemas iniciales de liquidez de los mercados emergentes y las señales desaceleración de las economías de China y Estados Unidos; ahora, las tensiones geopolíticas entre Rusia y Ucrania han renovado las compras de refugio.

Actualmente Rusia está peleando por tomar el control de Crimea, elevando las tensiones entre el país europeo y Occidente a niveles no vistos desde la “Guerra Fría”, un contexto que beneficia directamente al metal dorado como un refugio de inversión.