Nuevos pedidos del sector servicios en Japón tienen su menor desempeño desde septiembre 2016
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nuevos pedidos del sector servicios en Japón tienen su menor desempeño desde septiembre 2016

COMPARTIR

···

Nuevos pedidos del sector servicios en Japón tienen su menor desempeño desde septiembre 2016

El PMI compuesto, que incluye la manufactura y los servicios, bajó a 51.7 desde 53.1 en abril.

04/06/2018

TOKIO.- La actividad en el sector de servicios de Japón se expandió en mayo a un ritmo menor comparado con el mes anterior, y los nuevos pedidos crecieron a su ritmo más lento desde septiembre del 2016, mostró este martes un sondeo privado que sugiere que la economía está perdiendo algo de impulso en el segundo trimestre.

La encuesta, sin embargo, también mostró que la confianza empresarial subió a su nivel más alto en cuatro meses, en momentos en que las compañías planean lanzar nuevos productos para cumplir con un aumento previsto de la demanda.

El Índice de Gerentes de Compras (PMI, por su sigla en inglés) del sector de servicios elaborado por Markit/Nikkei cayó a 51.0 en mayo, según una base ajustada por estacionalidad, desde 52.5 en abril.

El índice se mantuvo por encima del umbral de 50 puntos, que separa a la expansión de la contracción en la actividad, por vigésimo mes consecutivo.

"Hubo señales preocupantes de deterioro en las condiciones de la demanda, ya que las nuevas ventas aumentaron a su ritmo más débil en 20 meses", dijo Joe Hayes, economista de IHS Markit, que recopila la encuesta.

"En un esfuerzo por apoyar la actividad comercial, las empresas comenzaron a despejar sus trabajos pendientes", dijo.

"Los negocios pendientes disminuyeron por primera vez en cinco meses durante mayo", agregó.

El PMI compuesto, que incluye la manufactura y los servicios, bajó a 51.7 desde 53.1 en abril.

La actividad manufacturera japonesa se expandió en mayo al ritmo más lento en siete meses debido a que se enfriaron los nuevos pedidos, mostró una encuesta revisada el viernes, lo que sugiere un debilitamiento en la demanda interna.

La economía de Japón se contrajo en los primeros tres meses del año, terminando ocho trimestres consecutivos de crecimiento, que fue la expansión continua más larga desde la burbuja de la década de 1980.