Mercados

No hay motivos para dejar emergentes si Fed sube tasa: Goldman

No todos los inversores en bonos están dispuestos a abandonar los mercados emergentes una vez que la Fed empiece el ciclo de alza. Al menos Goldman Sachs no lo hará.
Bloomberg
04 noviembre 2015 21:1 Última actualización 05 noviembre 2015 5:0
Goldman Sachs

(Reuters)

No todos los inversores en bonos están dispuestos a abandonar los mercados emergentes una vez que la Reserva Federal de los Estados Unidos empiece a subir las tasas de interés. Al menos Goldman Sachs no lo hará.

Las autoridades estadounidenses volvieron a incorporar a la agenda un posible aumento de tasas, esta vez en diciembre, pero el banco de Nueva York no contempla reducción alguna del atractivo de invertir en activos de mayor rendimiento como los bonos en euros de los países en vías de desarrollo.

La razón es que las tasas de la Fed no subirán con la rapidez suficiente para disminuir el atractivo de la deuda de mercados emergentes, que ofrece casi 400 puntos base más que los bonos del Tesoro de los Estados Unidos. Es alrededor de medio punto porcentual más que la prima más alta desde que la Fed bajó las tasas casi a cero hace siete años.

Los inversionistas se deshicieron en septiembre de los bonos soberanos de países emergentes en un contexto de temor a que la desaceleración de China afectara el crecimiento global. Eso contribuyó a ampliar el rendimiento adicional de esos valores al mayor nivel en cuatro años, lo que atrajo a inversores como Goldman, que apostaron a que la política monetaria de los Estados Unidos y Europa sería flexible durante más tiempo.

La “búsqueda de rendimiento” continuará siendo popular en los próximos meses, según Yacov Arnopolin, un administrador de dinero que contribuye a la gestión de unos 36 mil millones de dólares en deuda de mercados emergentes en Goldman Sachs Asset Management.

“La búsqueda de rendimiento en mercados emergentes permanece intacta”, dijo Arnopolin el 30 de octubre. “Los diferenciales nos siguen resultando atractivos, sobre todo en un persistente contexto de tasas bajas y falta de alternativas de gran calidad que ofrezcan rendimientos comparables”.

Arnopolin sigue sosteniendo esa opinión a pesar del aumento en octubre de los bonos de mercados emergentes, que experimentaron el mayor incremento mensual en relación con los bonos del Tesoro de los Estados Unidos en más de tres años.

Sólo fue una recuperación del pesimismo anterior, que había ido demasiado lejos, y no afecta la protección que brindan los rendimientos de los bonos ante los bajos retornos en los Estados Unidos, dijo.