Mercados

Minutas confirman política dovish sobre hawkish

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, había dejado entrever al término de la reunión de marzo que el programa de compras de bonos concluiría este año.
Efraín H. Mariano
09 abril 2014 21:56 Última actualización 10 abril 2014 5:0
 [Este miércoles la noticia estará centrada en el anuncio de la política monetaria de la Fed. / Reuters]

[Este miércoles la noticia estará centrada en el anuncio de la política monetaria de la Fed. / Reuters]

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de que la mayoría de los inversionistas tenía claro que la política monetaria de Estados Unidos seguiría expansiva a lo largo de este año, las minutas de la última reunión de los miembros de la Reserva Federal confirmaron que ésta se mantendrá flexible tal como lo tiene presupuestado.

Varios inversionistas, tras la reunión del 18 y 19 de marzo, habían aumentado sus apuestas de que la Fed podría cambiar antes de lo previsto su política dovish (que favorece las bajas tasas de interés) por una hawkish (que apoya mayores tipos de interés y una política restrictiva).

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, había dejado entrever al término de la reunión de marzo que el programa de compras de bonos concluiría este año y que seis meses después comenzarían a elevar las tasas de interés, generando especulaciones de un ajuste antes de lo estimado en la política expansiva.

Sin embargo, el sesgo flexible predominó en las actas de la última reunión, sobre todo porque algunos de los miembros de la Fed externaron su preocupación de que los pronósticos sobre las tasas podrían ser malinterpretados como un cambio en el sesgo acomodaticio.

Según las actas, varios de los miembros de la Fed calificaron de exageradas las previsiones, que apuntaban a un incremento de las tasas de interés –actualmente en un rango de cero a 0.25 por ciento— antes de lo agendado.

Con la expectativa confirmada de que el costo del crédito seguiría barato y que los mercados financieros continuarían recibiendo liquidez, los principales indicadores de Nueva York se dispararon más de uno por ciento en la última hora de operación y la cotización del oro y los bonos del Tesoro borraron sus descensos iniciales.