Mercados

Mezcla mexicana se acerca al techo de los 42 dpb 

La recuperación de los precios de los crudos internacionales impulsaron el precio del petróleo mexicano 1.1 por ciento, su quinto aumento de forma consecutiva; sin embargo, se mantiene lejos de los niveles alcanzados previo a la reunión de la OPEP. 
Redacción
29 junio 2017 18:13 Última actualización 29 junio 2017 18:56
pemex

pemex

El petróleo mexicano se mantuvo en la senda de recuperación al aumentar su precio 1.06 por ciento frente a su nivel anterior, siendo su quinto aumento consecutivamente.

De esta forma, la mezcla mexicana de exportación cerró a un precio de 41.82 dólares por barril, tras una ganancia de 44 centavos en comparación con su nivel previo de 41.38 dólares. Con este aumento el petróleo mexicano acumula un aumento de 2.62 dólares, su mayor ganancia consecutiva desde el movimiento registrado previo a la reunión de la OPEP de finales de mayo.

El alza en el precio del petróleo continuó apoyándose en la última información de la Administradora de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés) sobre a la reducción de la producción de crudo de los Estados Unidos y la baja en los inventarios de las gasolinas. Esto aún cuando se observó un aumento en los inventarios de crudo al cierre de la semana anterior.

En su informe semanal, la EIA dio a conocer que la producción de crudo de los Estados Unidos se redujo en 100 mil barriles, para quedar en los 9.3 millones de barriles diarios. Una reducción que es bien vista y que se agregó, momentáneamente, al recorte vigente de la producción de la OPEP y de los productores independientes de 1.8 millones de barriles.

Pero esta reducción es considerada como temporal, ya que los niveles de extracción de crudo fueron afectados por el paso de la tormenta tropical Cindy, además del cierre por mantenimiento de algunos pozos en Alaska.


De hecho, en un discurso pronunciado por el presidente Donald Trump en el Departamento de Energía, en donde destacó la política de su gobierno de “dominancia energética”, así como la firma de seis órdenes ejecutivas, de las cuales sobresale un renovado esfuerzo de exportar gas licuado a Europa del Este y Asia, además de mayores exportaciones de carbón a Ucrania.

También dio a conocer la construcción de un oleoducto desde los Estados Unidos hacia México, con el propósito de aumentar las exportaciones de energéticos estadounidenses, lo que significa que se mantendrá elevada la oferta de crudo y gas en el mundo.

Las expectativas de que se mantendrá elevada la oferta de petróleo influyó para que el banco de inversión Goldman Sachs redujera sus pronósticos desde los 55 dólares por barril a los 47.50 dólares, justificado por el crecimiento de la extracción de crudo shale y un crecimiento en la producción de Libia y Nigeria.