Mercados

Mezcla mexicana cae 50.9% en 2014 y cierra en 45.45 dólares

Afectada por una sobreoferta a nivel mundial, entre otros factores, la mezcla mexicana perdió 50.9 por ciento en 2014, con lo que se ubicó al cierre del año en 45.45 dólares por barril, su mínimo nivel en cinco años ocho meses.
Redacción
02 enero 2015 10:11 Última actualización 02 enero 2015 11:8
Plataforma de Pemex (Bloomberg)

Plataforma de Pemex (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La mezcla mexicana de petróleo registró una pérdida de 1.77 por ciento en la última sesión de 2014, para cerrar en un nivel de 45.45 dólares por barril, un nivel mínimo desde el 23 de abril de 2009, de acuerdo con datos de Pemex.

Con este movimiento, el rendimiento anual de la mezcla mexicana fue negativo, al presentar una caída de 50.87 por ciento, equivalentes a 47.06 dólares, principalmente afectada en el segundo semestre del año, en el que cayó 54.38 por ciento.

Incluso, antes de comenzar su caída presionada por el contexto internacional, el petróleo mexicano había alcanzado su máximo del año de 102.41 dólares, el 20 de junio, pero tres días después comenzó su declive.

Un exceso de oferta y una menor demanda a nivel global fue el principal factor por el cual comenzó a disminuir el precio del petróleo a nivel internacional, según analistas.

Bajo este escenario, el WTI cerró 2014 con una caída de 45.87 por ciento, mientras que el Brent anotó una pérdida de 48.26 por ciento.

“La tendencia de baja en el precio del petróleo se aceleró con la decisión de la OPEP, el 27 de noviembre, de mantener sin cambios su objetivo de producción en 30 millones de barriles diarios para mantener su cuota de mercado (aproximadamente 30 por ciento)”, explicaron analistas de Banorte-Ixe en un reporte reciente.

“Es importante mencionar que la producción de petróleo crudo y productos relacionados con el mismo, representan menos del 6 por ciento del PIB y alrededor de 13 por ciento de las exportaciones totales”, puntualiza el reporte.

“Asimismo, si bien existen algunas vulnerabilidades desde un punto de vista de finanzas públicas, afortunadamente existen varios mecanismos que han contribuido a atenuar el impacto de la volatilidad del precio del petróleo sobre los ingresos fiscales petroleros”.