Mercados

Mezcla mexicana rompe piso de los 41 dpb

El barril de petróleo mexicano cayó 3.1 por ciento y tocó mínimo desde marzo tras el aumento en los inventarios de las gasolinas y destilados en EU, lo que también ocasionó una caída en los precios del WTI y del Brent.
Redacción
14 junio 2017 19:0 Última actualización 14 junio 2017 19:17
petróleo

(Bloomberg)

El precio de la mezcla mexicana de exportación cayó 3.1 por ciento frente a su nivel previo y cerró en su nivel más bajo desde finales de marzo, arrastrado por el comportamiento de los referenciales internacionales tras darse a conocer que los inventarios de gasolinas y destilados en Estados Unidos se mantuvieron en crecimiento por segunda semana consecutiva.

Este miércoles, el precio del petróleo de Pemex se fijó en 40.98 dólares por barril luego de una reducción de 1.31 dólares en relación con su cotización de la jornada anterior. Este nivel no se registraba desde el 28 de marzo, cuando se fijó en los 40.94 dólares.

Este movimiento fue similar al observado por los referenciales internacionales, en donde el WTI perdió 3.72 por ciento al cerrar la jornada en 46.46 dólares el barril, en tanto que más temprano el Brent llegó a la marca de los 47 dólares tras una caída del 3.53 por ciento.

Por la mañana la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) informó que los inventarios de crudo bajaron 1.7 millones de barriles en la semana terminada el 9 de junio, dato inferior a lo que esperaba el mercado de 2.7 millones.

Sin embargo, fueron los datos de los inventarios de gasolinas y destilados los que ponen en duda los esfuerzos de la OPEP para reducir la elevada oferta de crudo. De acuerdo con la EIA los inventarios de gasolinas subieron 2.1 millones de barriles, los de destilados 328 mil barriles y la tasa de operación de las refinerías tuvo un aumento de 29 mil barriles.

El aumento en los inventarios de los combustibles muestra que su demanda tiene signos de debilidad pese a que, con bajos precios y el periodo de verano, se esperaba un aumento en las compras de gasolinas y otros destilados.

Si bien la OPEP y productores independientes acordaron mantener el recorte de la producción de crudo hasta marzo de 2018, este esfuerzo parece limitado si se considera un aumento en los niveles de extracción de tres países miembros del cartel y de Estados Unidos, por lo que analistas consideran que Arabia Saudita apunta a otra estrategia para reducir los inventarios estadounidenses.

Uno de los planteamientos del país árabe es reducir el monto de sus exportaciones hacia Estados Unidos de ocho a siete millones de barriles diarios en julio, lo que tiene como objetivo influir en el comportamiento de los inventarios pese al aumento en la producción de crudo shale.