Mercados

Metales básicos suben en línea con China; cobre se recupera de mínimo de
6 años

Los esfuerzos de Pekín por contener una corriente vendedora en el mercado bursátil finalmente dieron resultado cuando las acciones chinas repuntaron cerca de un 6 por ciento, aunque en general la confianza en torno al cobre era de cautela.
Redacción
09 julio 2015 13:52 Última actualización 09 julio 2015 13:52
metales fundición

[Reuters] La mayoría de los puertos de Chile reanudaron sus operaciones tras una prolongada huelga que afectó las exportaciones del mayor productor de cobre.

Los precios de los metales industriales operaron la mayoría con ganancias, con el cobre recuperándose desde mínimos de seis años.

El mercado de metales subieron después de que China logró frenar una ola liquidadora desatada por pánico en su mercado accionario, aunque persistían las preocupaciones centrales en torno al crecimiento de la segunda mayor economía del mundo.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cerró con un alza del 2 por ciento, a 5 mil 632 dólares por tonelada. El metal subió 3.4 por ciento en la sesión anterior, luego de caer en un punto a su menor nivel desde julio del 2009 a 5 mil 240 dólares.

Entre otros metales básicos, el níquel, en tanto, subió 4.9 por ciento, su mayor alza diaria en ocho meses, para terminar en 11 mil 500 dólares la tonelada, extendiendo una reciente escalada de más de un 4 por ciento.

El aluminio avanzó 1.7 por ciento para finalizar en mil 700 dólares la tonelada; mientras que el zinc avanzó 1.3 por ciento, a 2 mil 010 dólares; y el plomo avanzó 1.6 por ciento, a mil 815 dólares por tonelada.

Por el contrario, el precio del estaño cayó 1 por ciento, a 14 mil 295 dólares por tonelada.

Los esfuerzos de Pekín por contener una corriente vendedora en el mercado bursátil finalmente dieron resultado cuando las acciones chinas repuntaron cerca de un 6 por ciento, aunque en general la confianza en torno al cobre era de cautela.

Sin embargo, los inversores seguían nerviosos por Grecia, cuyo primer ministro Alexis Tsipras se esforzaba por sellar un acuerdo de financiamiento con sus acreedores, a fin de evitar el colapso económico del país que podría obligarlo a abandonar la zona euro.