Mercados

Mercado petrolero sigue pendiente de Irak

El aumento de la violencia en Irak y la probable ofensiva militar de Estados Unidos en esa nación contribuyeron para el segundo aumento semanal de las cotizaciones del crudo londinense.
Efraín H. Mariano
22 junio 2014 20:21 Última actualización 23 junio 2014 5:10
[El posible debilitamiento de economías emergentes fue uno de los factores que impactó en el precio del crudo. / Bloomberg / Archivo] 

[El posible debilitamiento de economías emergentes fue uno de los factores que impactó en el precio del crudo. / Bloomberg / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- El convenio más activo del crudo Brent comercializado en el ICE Futures de Londres acumuló una ganancia semanal de 1.2 por ciento, al cerrar el viernes en 114.81 dólares, con un descenso en la sesión de 0.2 por ciento. En la jornada previa repuntó hasta un máximo intradía de 115.06 dólares, su mayor pizarra desde el 6 de septiembre.

En Nueva York, el contrato del crudo WTI con liquidación en julio, que expiró al final de la sesión, cerró el viernes en 107.26 dólares, su mejor cotización desde el 18 de septiembre, con una ganancia intradía de 0.8 por ciento.

Las especulaciones de un recrudecimiento de la violencia en Irak, el segundo mayor productor de crudo de la OPEP, ha contribuido en la reciente marcha alcista de los precios del crudo.

El jueves, el presidente estadounidense Barack Obama admitió que estaría dispuesto a emprender acciones militares contra un “objetivo militar concreto” en Irak para detener el avance de los combatientes radicales sunitas, que amenazan con tomar el control de la nación petrolera.

Obama, por el momento, ordenó el envio de 300 asesores militares para analizar cómo entrenar y equipar a las fuerzas iraquíes en Bagdad y cerca de Mosul, la ciudad en poder de los extremistas rebeldes.

Expertos del sector energético estiman que un recrudecimiento del conflicto que afecte la producción diario de crudo de Irak –hasta ahora intacta– de alrededor de 3 millones de barriles diarios podría disparar las cotizaciones del crudo a nuevos máximos, ubicando los 120 dólares como precio objetivo para el crudo texano.