Regresa el ‘apetito’ por coberturas contra la inflación
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Regresa el ‘apetito’ por coberturas contra la inflación

COMPARTIR

···

Regresa el ‘apetito’ por coberturas contra la inflación

El comportamiento de los precios al consumidor de junio impulsó la demanda de instrumentos de cobertura contra la inflación, en tanto que los Bonos M redujeron el interés de los inversionistas.

Esteban Rojas
10/07/2018
Actualización 10/07/2018 - 8:30
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Un crecimiento de la inflación por arriba de lo esperado en junio derivó en una mayor demanda de Udibonos y la salida de recursos de instrumentos de tasa nominal, como los Bonos M.

El precio de uno de los Udibonos más negociados, con vencimiento el 4 de diciembre del 2025, subió el lunes 0.12 por ciento a 106.493 pesos, su nivel más alto desde febrero de este año, de acuerdo con información de Bloomberg.

El Inegi reveló durante las operaciones de la primera jornada de la semana, que la inflación en junio fue de 4.65 por ciento, mientras que el consenso anticipaba 4.59 por ciento.

“Esta situación tiene implicaciones relevantes de política monetaria y para el carry embebido en estrategias defensivas contra la inflación, toda vez que la convergencia hacia el objetivo de tres por ciento podría tomar más tiempo”, señalaron en una nota de análisis especialistas de Banorte-Ixe, liderados por Gabriel Casillas.

El comportamiento del Udibono a 10 años presenta un ciclo de alza de corto plazo desde el pasado 27 de junio, después de haberse dado a conocer el crecimiento de los precios al consumidor correspondiente a la primera quincena de dicho mes. En este periodo, su precio se ha incrementado en 1.73 por ciento.

Los Udibonos son instrumentos que sirven para poder cubrirse con respecto a la inflación, al estar determinado su rendimiento por el comportamiento de las UDIS más un premio. Esto hace que los Udibonos den rendimiento por arriba de la inflación en el largo plazo.

De acuerdo con los analistas de Banorte “la inflación anual observará dos picos en lo que resta de 2018 antes de alcanzar nuestro estimado de fin de año de 4.3 por ciento. La primera joroba la estimamos en el verano como resultado de la nueva estacionalidad de los precios de las gasolinas así como posibles presiones en los precios de productos agropecuarios (a observarse en julio a casi 4.8 por ciento). El segundo pico lo estimamos en septiembre debido a un efecto base (menores precios el año pasado debido al terremoto del 19 de septiembre), lo cual podría resultar en un movimiento nuevamente hacia 4.8 por ciento.”

La aplicación de una estrategia defensiva ante el comportamiento de los precios al consumidor se puede prolongar todavía.

Bonos M a la baja

Los Bonos M, que pagan una tasa nominal, es decir, sin incorporar el efecto de la inflación, vieron influir sus precios negativamente por una mayor inflación reportada en el pasado junio, pero con la mira puesta principalmente en el repunte en la tasa de los bonos norteamericanos, con la consiguiente baja en su precio.

El precio del Bono M a 10 años, con vencimiento el 3 de junio de 2027, bajó 0.23 por ciento a 98.626 pesos, su menor nivel desde el pasado 25 de junio.

El comportamiento del papel a 10 años en México se vio influido negativamente por el alza de 0.04 puntos en el rendimiento de sus similares en Estados Unidos, al quedar en 2.86 por ciento.

Las presiones en la inflación y las expectativas de alzas en las tasas por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de México pudieran llevar a algunos participantes a mantener una estrategia defensiva, la demanda instrumentos de deuda con tasa revisable y en instrumentos de cobertura contra la inflación.