Mercados

Más estímulos monetarios para Europa, deja entrever Draghi

El crecimiento de la economía del viejo continente en el segundo trimestre del año, factor que al combinarse con la baja inflación genera un panorama de riesgo.
Efráin H. Mariano
24 agosto 2014 19:2 Última actualización 25 agosto 2014 5:5
[Mario Draghi, presidente del BCE, dijo que el sesgo de la política monetaria seguirá siendo expansivo mientras la economía lo requiera. / Reuters] 

[Bloomberg] Draghi dijo que un crecimiento sostenible no sería posible sin unas finanzas públicas saneadas.

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, despejó el camino a estímulos monetarios más flexibles para la zona euro en el corto plazo.

Lo anterior, incluso con la posibilidad de un Quantitative Easing al estilo Fed, al admitir su preocupación por la vacilante recuperación de la economía del bloque, así como los incómodos niveles de inflación.

Sin embargo, en el marco del simposium económico que se llevó a cabo el fin de semana en Jackson Hole, Wyoming, el responsable de la política monetaria de Europa dejó claro que necesitará la ayuda de los bancos y gobiernos europeos para lograr los objetivos.

Draghi, quien se comprometió a mantener la postura de política monetaria expansiva por un prolongado periodo de tiempo, admitió que las últimas cifras de crecimiento confirmaron que la recuperación de la zona euro se mantiene débil.

Para Draghi, la conjunción de las políticas fiscal y monetaria de los miembros del bloque podría trabajar mejor para lograr la reactivación de la economía, que apenas creció 0.2 por ciento en el segundo trimestre, y alejar a la eurozona del fantasma de la deflación.

Las palabras de Draghi confirman que el BCE podría aplicar una ronda de estímulos al estilo Fed, como un plan de compras mensuales de bonos.

Para los especialistas solamente faltaría conocer los detalles, considerando la diferencia de los sistemas monetarios de ambas regiones.

En junio, el BCE recortó las tasas de interés a mínimos históricos y lanzó una serie de medidas para estimular los créditos, justo cuando la economía se estancó, y la inflación se situó por 10 meses consecutivos en “la zona de peligro”, menos de 1 por ciento.