Mercados

Los tres riesgos que advierten los analistas para las acciones

Los estrategas de inversión mantienen una perspectiva neutral hacia el mercado accionario mexicano, debido a tres factores fundamentales: elevadas valuaciones, debilidad en el flujo operativo de las emisoras y un endeble crecimiento económico.
Clara Zepeda
28 julio 2016 20:46 Última actualización 29 julio 2016 8:59
Devaluación del yuan infunde temor en los mercados internacionales. (AP)

Devaluación del yuan infunde temor en los mercados internacionales. (AP)

“Para la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la incertidumbre a nivel internacional, el limitado crecimiento económico en México, el alza en tasas y una magra expansión a nivel Ebitda para las empresas, hace difícil justificar las valuaciones actuales. El IPC se encuentra dentro del rango de nuestro estimado para fin de año de 45 mil 500 puntos y este se mantiene sin cambios”, aseguraron analistas de Invex.

Añadieron que dado el entorno turbulento, opta por mantener un elevado nivel de liquidez en cartera y prefiere las emisoras defensivas y relativamente poco cíclicas.

Por su parte, Banco Base alertó que “los datos no mienten y muestran una realidad poco favorable de México, la cual seguramente se confirmará con el dato del PIB de este viernes. Eso sí, aclaró, sin llegar a una recesión. Con la publicación del crecimiento se espera también que los pronósticos de crecimiento oficiales para este año sean ajustados a la baja.

Además del menor crecimiento económico, dijo Banco Base, se han incrementado los riesgos sobre la economía mexicana, lo cual se hace evidente con la caída en las exportaciones y el incremento en el déficit en cuenta corriente, que de acuerdo a Banco de México, podría magnificarse por los bajos precios del petróleo y las posibles reducciones adicionales en la extracción de petróleo.

Con esto, el tipo de cambio puede mostrar presiones al alza desde el punto de vista fundamental, por lo cual podría ser necesario subir la tasa de referencia para modificar los patrones de consumo que ejercen presión sobre la cuenta corriente, aunque con un costo para la demanda agregada.

En la antesala de que el INEGI revelará hoy su estimación oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) correspondiente al segundo trimestre, en la que según el consenso de analistas la economía mexicana registró una desaceleración.

Analistas pronostican que el PIB creció a tasa anual de 2.3 por ciento (serie original sin ajuste estacional), contra el 2.6 por ciento reportado en el primer semestre del año. Es decir, la tasa de crecimiento anual del segundo trimestre indica desaceleración de la actividad económica mexicana.

En conjunto en la primera mitad del año, la economía podría haber crecido a una tasa cercana a 2.5 por ciento.

En contraste, BlackRock Investment Institute (BII, por sus sigla en inglés), mejoró sus perspectivas para los activos de mercados emergentes, gracias a las reformas estructurales en ciertos países, como México, y una fuerte demanda por parte de los inversionistas que huyen de las tasas negativas.

“Los flujos de cartera hacia los activos de mercados emergentes se han reanudado, con espacio para una mayor alza, debido a que la mayoría de los inversionistas todavía desfavorecen esta clase de activos”, apuntó el BII.