Mercados

Libra esterlina y crudo Brent, en dirección opuesta; atentos a Escocia

Los escoceses comenzaron a votar en un referendo de independencia que decidirá el destino del Reino Unido, con las encuestas mostrando una ligera venta al "no".
Redacción
18 septiembre 2014 10:27 Última actualización 18 septiembre 2014 10:27
Referéndum en Escocia

Día crucial para el futuro de Escocia.

La libra esterlina y el crudo del Brent del Mar del Norte se mueven en direcciones opuestas mientras se desarrolla un referéndum clave para determinar el futuro de Escocia en Reino Unido.

En el mercado de Nueva York, la libra esterlina se aprecia 0.7 por ciento a 1.6389 por dólar, alejándose de su mínimo de 10 meses, de 1.61 por dólar, establecido el 8 de septiembre.

Es importante señalar que la divisa inglesa ha bajado 5 por ciento respecto del nivel más alto en 5 años alcanzado en julio, de 1.7160 por dólar.

Sondeos preliminares habían estimado que la libra podría depreciarse hasta un 10 por ciento al cierre de este año, en caso de que se agravará la crisis política entre Escocia y Reino Unido. Desde su actual cotización, y en caso de una depreciación del 10 por ciento, la libra podría depreciarse hasta 1.46, lo que representaría su nivel más bajo desde junio de 2010.

En tanto, en el London Mercantile Exchange (LME), el contrato del crudo Brent del Mar del Norte, con liquidación en noviembre cae 0.8 por ciento a 98.15 dólares, después de caer el lunes hasta 96.21 dólares, su menor cotización desde el 2 de julio de 2012.

El energético londinense se ha desplomado más de 10 por ciento desde sus máximos del año, no por la incertidumbre generada por la probable independencia de Escocia, si no por la percepción de un mercado energético bien abastecido.

Los escoceses comenzaron a votar en un referendo de independencia que decidirá el destino del Reino Unido, después de que los sondeos mostraran que cientos de miles siguen indecisos sobre si mantener la unión de 307 años o apoyar la secesión.

Cinco encuestas de opinión publicadas en la víspera de la votación situaron el apoyo a la independencia en un 48 por ciento frente a un 52 por ciento a favor de la unión, y una sexta dio un resultado todavía más ajustado de un 49 por ciento frente a un 51 por ciento.