Mercados
Óscar Adrián Pérez, Director General de Tesorería de la Secretaría de Educación del Gobierno de Guanajuato.

Las finanzas al servicio
de la educación

El entorno global, las regulaciones y la administración del personal son factores que un director de finanzas debe considerar en el sector público.
Redacción
19 noviembre 2015 19:44 Última actualización 20 noviembre 2015 5:0
educación financiera

(Cuartoscuro)

El manejo de las finanzas en el sector público debe de verse de una manera muy amplia, ya que por una parte se tiene que buscar el beneficio social, y por la otra, lograr una administración financiera adecuada para lograr ese fin.

“Actualmente se están haciendo diferentes cambios a nivel federal, derivado de la recomendación del Fondo Monetario Internacional, que promueve la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

En ella se establecen diferentes tópicos de administración financiera pública. EL CFO en el sector público tiene que asegurar que el recurso que se gasta va a beneficiar a la sociedad”, comenta Óscar Adrián Pérez, Director General de Tesorería de la Secretaría de Educación del Gobierno de Guanajuato.

De acuerdo con esta visión, el director financiero en el sector público tiene que considerar varios aspectos:

Primero. El entorno económico global para conocer cuál es la volatilidad que pueden tener los ingresos.

Segundo. El marco legal, que es una forma de control un poco más estricto, en donde se tiene que verificar que no exista ningún impedimento legal para llevar a cabo una acción.

Tercero. Conocer la administración del personal para poder cumplir con las métricas y alcanzar los objetivos planteados.

Bajo el principio de que los recursos son finitos, en el sector público deben canalizar bien hacia donde se va ejercer el presupuesto. En lo que se refiere al sector educativo, la mayor parte se destina para el pago de nómina. Ahí se tiene que asegurar tres conceptos:

1. Garantizar el pago a los maestros.

2. Asegurar el mantenimiento de la infraestructura para que siempre esté en condiciones óptimas.

3. Crear infraestructuras y brindar capacitación al personal docente para darles un impulso y poder alcanzar las metas educativas.

“Si bien la pauta en el manejo de los recursos la marca el nivel federal, los ejecutores del gasto son las entidades federativas. Por eso, los directores de finanzas tenemos que ver hacia dónde se destina el dinero, siendo clave el manejo de la información. Por ejemplo, conocer las tendencias en la población para que las escuelas estén preparadas para recibir a un determinado número de alumnos, y así desarrollar la infraestructura necesaria para hacer frente a esta demanda”, apunta el Director General de Tesorería guanajuatense.

En la Secretaría de Educación de Guanajuato ya está en funcionamiento una aplicación que se llama SEG Móvil. Con ella, los padres de familia pueden mantenerse informados acerca de las evaluaciones de sus hijos y apoyarlos en su rendimiento académico.

Otro ejemplo es la implementación de la ventanilla única, con la intención reducir los trámites y al mismo tiempo elaborar un expediente completo del trabajador. De esta manera, los docentes tendrán un servicio ágil, sin que tengan que sacrificar horario de clases, al momento de hacer un trámite en la Secretaria.