Mercados

La Fed no debería subir las tasas de interés este año: Charles Evans

Evans estima que los costos de elevar las tasas demasiado pronto son muy superiores a los de subirlas muy tarde, especialmente teniendo en cuenta la débil inflación y una tasa de desempleo que, en un 5.5%, sigue siendo mayor al nivel de un 5% que el funcionario considera sostenible.
25 marzo 2015 8:32 Última actualización 25 marzo 2015 8:39
Charles Evans

(Bloomberg)

LONDRES.- La Reserva Federal (Fed) no debería subir sus tasas de interés este año debido a la debilidad de la inflación, alentando un retraso hasta el primer semestre del próximo año. afirmó Charles Evans, presidente de la Fed de Chicago.

En un discurso emitido en un foro sobre el sector financiero y monetario en Londres, Evans destacó que “la inflación es demasiado baja en comparación con el objetivo de la Fed del 2 por ciento” y ha señalado que es un tema que le preocupa “bastante”.

“Creo que las condiciones económicas probablemente se desarrollarán de una forma en la que será apropiada esperar para elevar las tasas hasta el 2016”, añadió. Asimismo, Evans destacó que no espera que la tasa de inflación vuelva al objetivo del 2 por ciento hasta 2018.


Para Evans, los costos de elevar las tasas demasiado pronto son muy superiores a los de subirlas muy tarde, especialmente teniendo en cuenta la débil inflación y una tasa de desempleo que, en un 5.5 por ciento, sigue siendo mayor al nivel de un 5 por ciento que el funcionario considera sostenible.

El funcionario indicó que la única razón por la cual los banqueros centrales están considerando tasas de interés negativas es la serie de acontecimientos recientes como el programa de estímulos monetarios del Banco Central Europeo.

"Seamos honestos, la única razón por la que se está contemplando es por eventos como el alivio cuantitativo del BCE y de otros alrededor suyo, que abordan asuntos monetarios. En Estados Unidos tenemos una situación diferente", declaró.

Y si bien muchos de sus colegas están mirando más allá de la reciente fuerte alza en el valor del dólar, a Evans le preocupa que "la clara presión deflacionaria" de la fortaleza de la divisa pueda quedar incorporada en las expectativas y hacer que sea aún más difícil para la Fed alcanzar su meta de inflación del 2 por ciento.

Agregó que para sentirse cómodo sobre el alza de las tasas, tendría que ver un avance de la inflación subyacente por encima del nivel actual de 1.3 por ciento, un aumento en el crecimiento del salario a un rango de 3 a 4 por ciento anual, y un incremento en las expectativas del índice de alzas de precios.

La mayoría de los participantes del mercado esperan que la Fed eleve las tasas más lentamente, dijo Evans.