Mercados

Kocherlakota, de la Fed, espera alza de tasas EU hasta el 2016

El presidente de la Reserva Federal de Mineápolis, Narayana Kocherlakota, desestimó un incremento de las tasas de interés de Estados Unidos para este año.
Reuters
07 abril 2015 9:34 Última actualización 07 abril 2015 9:36
[Bloomberg] Kocherlakota había defendido que la Fed fijara su umbral en un 5.5% para aumentar los estímulos. 

Kocherlakota, de la Fed, desestima alza de tasas de EU en el 2015.

BISMARCK, EU.-- Con la economía estadounidense aún a años de distancia de alcanzar niveles normales de inflación y empleo, la Reserva Federal puede esperar hasta bien entrado el 2016 para elevar las tasas de interés, dijo el martes un funcionario de alto rango del banco central de Estados Unidos.

Aconsejando tener extrema paciencia sobre eventuales aumentos en las tasas, el presidente de la Fed de Mineápolis, Narayana Kocherlakota, planteó la posibilidad de esperar hasta la segunda mitad del año próximo para comenzar a elevar los tipos de interés, para luego aumentarlos gradualmente hasta llegar apenas al 2 por ciento a fines del 2017.

La Fed ha mantenido las tasas cerca de cero desde diciembre del 2008 y no ha efectuado un incremento del costo del crédito desde 2006.

La perspectiva de Kocherlakota contrasta con la de la mayoría de sus colegas de la Fed, incluida la de su presidenta Janet Yellen, quien cree que la entidad necesitará comenzar a elevar las tasas este año dado que el mercado de trabajo mejora y empieza a presionar sobre la inflación excesivamente baja.

Algunos de los políticos de línea más dura en la Fed han presionado incluso para un alza de tasas en junio de este año, advirtiendo que esperar demasiado podría obligar a la Fed a aumentar los costos de endeudamiento abruptamente para compensar un potencial salto en la inflación indeseada.

"Sigo creyendo que sería un error elevar el rango meta para la tasa de los fondos de la Fed en 2015", dijo Kocherlakota en declaraciones preparadas para ser pronunciadas en la Cámara de Comercio de Bismarck-Mandan.

"Mi perspectiva personal es que, a la luz del panorama de un empleo excesivamente bajo y una inflación excesivamente baja, la (Fed) puede ser tanto tardía como lenta en la reducción del nivel de flexibilidad monetario", agregó.

Un repunte en el crecimiento laboral el año pasado ha ayudado a que la tasa de desempleo descienda al 5,5 por ciento, aún cuando la inflación se ha mantenido durante años rezagada por debajo de la meta de la Reserva Federal del 2 por ciento.

No obstante, la economía estadounidense necesitaría al menos tres años más de mejoras en el mercado laboral como la registrada en 2014 para alcanzar el nivel "normal" observado antes de la crisis financiera, señaló Kocherlakota.