Mercados

Kocherlakota: caída
en tasa de interés
neutral dificultaría objetivos de la Fed

Si bien otros funcionarios han señalado de manera similar que una caída en el tipo de interés neutral real a largo plazo podría favorecer a los objetivos de la Fed, pocos sugirien tan directamente que elevar el endeudamiento del Gobierno podría ser la solución.
09 julio 2015 8:54 Última actualización 09 julio 2015 9:18
[Bloomberg] Kocherlakota había defendido que la Fed fijara su umbral en un 5.5% para aumentar los estímulos. 

[Bloomberg] Kocherlakota había defendido que la Fed fijara su umbral en un 5.5% para aumentar los estímulos.

FRÁNCFORT.- El presidente de la Fed en Mineápolis, Narayana Kocherlakota, afirmó este jueves en Alemania que una caída en la tasa de interés real neutral de Estados Unidos dificultaría alcanzar los objetivos fijados por la Reserva Federal estadounidense.

Kocherlakota, quien dejará el banco central a fin de este año para tomar un cargo en la Universidad de Rochester, declaró en una participación en Frankfurt que las autoridades fiscales pueden aliviar este problema emitiendo más deuda.

Hacerlo impulsaría la llamada tasa de interés neutral real a largo plazo -el nivel del costo de endeudamiento apropiado para una economía con pleno empleo y 2 por ciento de inflación-, lo que daría a la Fed más espacio para maniobrar ante lo que podrían ser embates más frecuentes con los tipos de interés cerca de cero.

"No estoy diciendo que sea apropiado que los funcionarios de políticas fiscales aumenten el nivel de deuda pública a largo plazo", dijo Kocherlakota.

"Simplemente estoy señalando un beneficio asociado con este tipo de incremento: permite al banco central ser más efectivo a la hora de mitigar el impacto de efectos adversos a la demanda agregada", añadió.

Kocherlakota ha pasado los últimos años argumentando que la Fed debería aliviar aún más la política para alentar la inflación, que se ha mantenido obstinadamente por debajo de la meta del 2 por ciento.

El discurso del jueves -que no se refirió al panorama económico o el escenario de política monetaria actuales- llevó ese argumento infrecuente aún más allá.