Mercados

Yen y euro desbancan al dólar al inicio de la semana

El euro y el yen se fortalecían contra el dólar por expectativas de que la Fed moderará el ritmo de sus alzas de tasas de interés y no será tan agresiva en 2016 como indicó a fines del año pasado, lo que llevó a los inversores a cuestionar sus posiciones largas en dólares.
Redacción
01 febrero 2016 10:54 Última actualización 01 febrero 2016 11:8
En el Euro y el Yen está la repuesta para los inversionistas, afirman expertos. (Bloomberg)

En el Euro y el Yen está la repuesta para los inversionistas, afirman expertos. (Bloomberg)

NUEVA YORK.- El dólar estadounidense iniciaba la semana con el pie izquierdo cayendo contra una canasta de monedas por presunciones de que la Reserva Federal no podrá elevar las tasas de interés tan rápido como se pronosticaba, dado el flojo crecimiento de la economía de Estados Unidos y la política monetaria expansiva del banco central de Japón.

El dólar retrocedía contra el yen, tocando un mínimo de sesión a 120.670 yenes, tras haberse apreciado un 2 por ciento el viernes a un máximo en seis semanas a 121.700 yenes después de que el banco de Japón sorprendió al mercado al adoptar tasas de interés negativas.

Por su parte, el euro se afirmaba al principio de sesión contra el billete verde hasta un máximo de sesión a 1.09130 dólares por unidad desde mínimos el viernes a 1.08100 dólares. Posteriormente, la divisa se cotizó en 1.0892 unidades, para un avance de 0.55 por ciento.

En tanto, el índice dólar retrocede 0.44 por ciento, para cotizarse en 99.16 unidades.

De acuerdo con analistas, el euro y el yen se fortalecían contra el dólar por expectativas de que la Fed moderará el ritmo de sus alzas de tasas.

"El mercado se ha dado cuenta de que la Fed no será tan agresiva en 2016 como indicó a fines del año pasado, y eso hace que la gente se cuestione sus posiciones largas en dólares", dijo Douglas Borthwick, director gerente de Chapdelaine Foreign Exchange en Nueva York.

Para los analistas la decisión del Banco de Japón fue otro hecho que podría prevenir a la Fed de elevar las tasas tan rápido como se pronosticó inicialmente. Autoridades de la Fed proyectaban en diciembre elevar cuatro veces las tasas este año.