Mercados

Indice dólar acelera caída a mínimo de 3 semanas

Frente a la cesta de la 6 principales divisas, el índice dólar experimenta una caída de 3.1% desde el 18 de marzo, cuando superó la barrera de las 100 unidades.
Efraín H. Mariano
25 marzo 2015 10:31 Última actualización 25 marzo 2015 10:32
dólar (Cuartoscuro/Archivo)

Dólar pierde atractivo frente a la canasta de las 6 principales divisas.

El dólar extiende su tendencia negativa frente a las principales divisas del mundo, mientras los inversionistas continúan ajustando sus posiciones por las expectativas de que la Fed de Estados Unidos no lleva prisa para elevar las tasas de interés.

Un dato más débil a lo esperado en Estados Unidos, que se combinó con un enérgico sondeo de confianza empresarial en Alemania, ejerce una presión adicional sobre el billete verde.

El índice dólar, que incluye a una canasta de seis divisas, experimenta una caída de 0.5 por ciento a 96.93 puntos, estableciendo su menor nivel desde el 5 de marzo.

Con la caída intradía, el índice se aleja 3.1 por ciento de la barrera de las 100 unidades, alcanzada el 18 de marzo, antes de la Fed dejara entrever que no llevaba prisa para elevar el costo del crédito.

Frente al euro, el dólar se retrocede 0.45 por ciento a 1.09730, tras alcanzar un mínimo intradía de 1.10145 dólares, su menor cotización desde el 18 de marzo.

Dos días antes, el 16 de marzo, el dólar se apreció hasta 1.04570 euros, estableciendo su mejor cotización en 12 años frente a la moneda única europea.

Ante la libra esterlina, el dólar retrocede 0.43 por ciento a 1.4909; frente al yen, la divisa pierde 0.22 por ciento, a 119.470.

Esta mañana el dólar es presionado principalmente por un informe del Departamento de Comercio de Estados Unidos, que mostró que los pedidos de bienes de capital fuera del sector de defensa y excluyendo a aeronaves cayeron un 1.4 por ciento el mes pasado, tras una baja revisada de 0,1 por ciento en enero, lo que sugiere que el ritmo de crecimiento de la mayor economía del mundo se ha enfriado.

Un indicador de confianza empresarial alemana de marzo, más sólido de lo esperado, suma una presión adicional al dólar.