Mercados

Harker de la Fed pide 'prudencia' antes de elevar tasas de interés

Patrick Harker, presidente de la Fed de Filadelphia, consideró prudente esperar a que la inflación estuviera más fuerte antes de un segundo aumento en las tasas de interés. Espera alzas más significativas en la segunda mitad de 2016.
Reuters
16 febrero 2016 13:47 Última actualización 16 febrero 2016 13:59
fed

(Bloomberg)

NEWARK, EEUU (Reuters) - La Reserva Federal de Estados Unidos podría ser prudente al esperar más evidencias de un avance de la inflación antes de volver a elevar las tasas de interés, dijo el martes uno de sus funcionarios, instando, al menos temporalmente, a una postura "conservadora" sobre la política monetaria.

Patrick Harker, quien se convirtió en presidente de la Fed de Filadelfia a mediados de 2015 y había mantenido un bajo perfil desde entonces, dijo que espera que el banco central pueda subir las tasas de manera más "significativa" en el segundo semestre del 2016, cuando los mercados financieros y del petróleo se estabilicen.

Las dudas respecto a que la Fed pueda seguir ajustando la política monetaria se han incrementado debido a la volatilidad de los mercados y los temores por el crecimiento de la economía mundial. Las operaciones con futuros dan sólo un 30 por ciento de probabilidades de otra alza de tasas este año.


Los comentarios de Harker sugirieron que aunque no hay apuro en seguir con el camino original de alzas de tasas que empezó en diciembre, la Fed no está pensando en abandonar su plan de avanzar gradualmente.

"Podría resultar prudente esperar hasta que los datos de inflación sean más fuertes antes de emprender una segunda alza de tasas", dijo Harker en la Universidad de Delaware. "Estoy teniendo una postura más cauta para la política de corto plazo que la que tenía hace algunos meses", explicó.

Sin embargo, Harker -quien no votará en el panel de la Fed que fija la política monetaria hasta el próximo año- dijo que sigue siendo "optimista" sobre la economía a pesar de la ola de ventas en las bolsas y de la presión bajista sobre la inflación en Estados Unidos por los débiles precios del petróleo y la fortaleza del dólar.

La política de la Fed "puede realmente normalizarse" en el 1.5 por ciento, el desempleo baje a un 4.7 por ciento, y el crecimiento general del PIB alcance el 2.7 por ciento para fines de año, aseguró.

"Digo esto en el sentido de que podemos alejarnos significativamente" de las tasas de interés cercanas a cero por ciento, agregó.