Mercados

Grecia reabre bancos, pero seguirá vigente el “corralito”

Hasta 5 mil euros podrán mandar cada trimestre
los padres griegos que tengan hijos estudiando en el extranjero; también los griegos dispondrán del dinero que hayan guardado en cajas fuertes de los bancos.
Efraín H. Mariano
19 julio 2015 21:56 Última actualización 20 julio 2015 5:0
Banco Grecia

(Bloomberg)

Los bancos griegos reabrirán sus puertas este lunes 20 de julio.
Después de tres semanas, con algunos alivios menores a los límites en los retiros de dinero, pero con el “corralito”, así como las prohibiciones a las transferencias internacionales y los controles de capitales, aún vigentes, los bancos griegos volverán a operar, aunque sea parcialmente.

La novedad es el fin del límite de 60 euros diarios a través de cajeros automáticos, aunque en realidad no se ha modificado gran cosa ya que el límite por semana será de 420 euros, los mismos que se acumulaban antes si una persona decidía sacar 60 euros diariamente, tal como estaba permitido.

En realidad, se trata solamente de un elemento psicológico, nada que cambie drásticamente lo dispuesto hasta el momento.

Los griegos también tendrán acceso a sus depósitos a plazos y a las cajas fuertes, podrán cobrar cheques, incluidos los que vencieron durante el periodo de clausura de las entidades.

Los tenedores de tarjetas de bancos griegos podrán utilizarlas para hacer pagos sólo dentro del país.

Sin embargo, las prohibiciones a los movimientos de dinero fuera de Grecia seguirán vigentes junto con la restricción para abrir nuevas cuentas.

Sin embargo, se permitirá a los padres que tengan hijos estudiando en el extranjero mandarles hasta cinco mil euros por trimestre y a aquellos que deban abonar gastos médicos disponer de hasta dos mil euros.
Este lunes también será un día en el que Grecia saldará previsiblemente parte de sus deudas con los acreedores.

Se tiene previsto que Atenas reciba de la eurozona un crédito puente de siete mil millones de euros destinado a cubrir sus necesidades más inmediatas como son la devolución de tres mil 500 millones junto con 700 millones de intereses al Banco Central Europeo (BCE).